Al menos 62 muertos y 250 heridos en una cadena de atentados en Irak Bagdad causa 62 muertos

29.07.2008 | 02:00

Tres mujeres bomba se inmolaron entre cientos de peregrinos chiíes, y otro suicida en una manifestación

Al menos 62 personas murieron y más de 250 resultaron heridas ayer en una cadena de atentados en Irak, en las ciudades de Bagdad y Kirkuk, convirtiendo la jornada en una de las más sangrintas de los últimos meses y acabando de golpe con el optimismo de algunos sobre la evolución de la violencia en el país. En la capital iraquí, tres mujeres bomba mataron al menos a 25 individuos, e hirieron a otros 92, al inmolarse entre una multitud de peregrinos chiíes en el distrito de Karrada. Mientras tanto, al norte, en la ciudad petrolífera de Kirkuk, otro suicida activó una bomba acabando con la vida de otras 38 personas que asistían a una manfiestación, e hirió a otras 178, según la Policía iraquí.
Los al menos 62 muertos y los más de 250 heridos suponen una de las jornadas más sangrientas en los últimos meses en Irak, un duro revés para Estados Unidos y el propio Gobierno iraquí, que vieron saltar en pedazos ayer su visión de creciente control de la situación, que se apoyaba en que la seguridad del país estaba mejorando, alcanzando niveles incluso anteriores a la guerra, y que permitiría una aceleración en la retirada de tropas estadounidenses.
En Kirkuk, una ciudad rica en petróleo del norte del país, durante una multitudinaria manifestación en la que miles de kurdos protestaban por una nueva Ley sobre elecciones provinciales, un atentado suicida acabó con la vida de 38 personas, hiriendo al menos a otras 178, y obligando a los servicios sanitarios a realizar miles de intervenciones, según declaró la Policía iraquí.
Por su lado, en Bagdad, coincidiendo con una de las peregrinaciones más importantes del calendario religioso chií, en el que casi un millón de personas visita el santuario de Kadhamiya, al norte de la ciudad, tres mujeres bomba cometieron los atentados en los que al menos murieron 25 personas
En los últimos tiempos, Al Qaeda incrementó el uso de mujeres para cometer atentados, pues las medidas de seguridad que se les aplican son mucho menores que a los hombres, por lo que es mucho más fácil introducir las bombas en la ciudad. En lo que va de año, son 20 los atentados que fueron llevados a cabo por mujeres en Irak.
Debido a la mejor situación de la seguridad del país, especialmente en Bagdad, este año se esperaba una avalancha de chiíes con motivo de las peregrinaciones al santuario de Kadhamiya, una de las más importantes de su religión, en el que los fieles rinden homenaje a uno de los doce grandes imanes de su religión.
Los eventos religiosos chiíes son habituales entre los objetivos de los terroristas, y en concreto el lunes la peregrinación a Kadhamiya ya sufrió sus efectos, pues un grupo armado asesinó a siete personas en Bagdad, y en 2005 una amenaza de bombra provocó una fuerte estampida en el puente que dirige al santuario, en el que fallecieron casi mil personas.
Otros incidentes
Por otra parte, al menos siete personas, entre ellas tres insurgentes, perdieron la vida ayer en varios incidentes en distintas zonas de Irak, informaron fuentes del Ministerio de Interior iraquí.
La fuentes explicaron que una fuerza conjunta del Ejército y de la Policía iraquí practicó una redada en la localidad de Sharqat, 280 kilómetros al norte de Irak, que derivó en enfrentamientos contra insurgentes, que se saldaron con la muerte de tres rebeldes y la incautación de armas y municiones. Según las mismas fuentes, no se produjo ninguna baja entre las fuerzas de seguridad iraquíes, mientras que el resto de los insurgentes lograron escapar.
Por otro lado, el estallido de un artefacto explosivo al paso de un turismo en el pueblo de Al Uazba, 30 kilómetros al este de Baquba, se cobró las vidas de cuatro de los pasajeros del vehículo, entre ellos una mujer, y causó heridas de gravedad a otro.
Las fuentes explicaron que tres de los muertos eran miembros de la misma familia.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine