El bombardeo de EE UU a una comitiva nupcial en Afganistán causó 47 muertes

12.07.2008 | 00:00
Hamid Karzai. / efe
Hamid Karzai. / efe

Kabul asegura que no había ni talibanes ni miembros de Al Qaeda en toda la zona

El vicepresidente del Parlamento afgano, Burhanulá Shinwari, elevó ayer a 47 el número de civiles muertos -39 de ellos mujeres y niños- en el ataque estadounidense realizado el pasado domingo y en relación al cual las fuerzas norteamericanas sólo han reconocido 23 fallecidos, todos ellos milicianos.
Frente a esta respuesta militar, Shinwari, a quien el presidente Hamid Karzai encargó la investigación sobre el ataque, rechazó tajantemente las conclusiones estadounidenses.
"No había ni un talibán, y mucho menos un miembro de Al Qaeda, en varios kilómetros a la redonda respecto del lugar del ataque: murieron 47 personas, 39 de ellas mujeres y niños", indicó en relación al ataque realizado en Nangarhar, cuando aviones estadounidenses bombardearon un presunto convoy miliciano, y que según los residentes se trataba simplemente de un grupo de coches entre los que viajaba una novia con destino a la casa de su futuro marido.

Investigación
Por su parte, un portavoz militar estadounidense se limitó a añadir ayer que "la investigación sigue en curso" por lo que "no se podían conceder datos específicos" en ese momento.
"Sólo puedo decir que cualquier pérdida de vida inocente es un hecho trágico, y que nuestras fuerzas se toman enormes molestias a la hora de impedir bajas civiles", añadió a continuación el portavoz militar.
Por otra parte, nueve soldados británicos resultaron heridos por "fuego amigo" en el sur de Afganistán, según informó el Ministerio de Defensa del Reino Unido, que precisó que seis de los militares ya se habían reincorporado a sus funciones después de ser curados de sus heridas, dos seguían hospitalizados y el noveno había sido repatriado a Inglaterra y se encontraba en situación estable.
Los nueve soldados estaban de patrulla cerca de la base británica de operaciones Gibraltar cuando fueron atacados y pidieron apoyo aéreo.
Un helicóptero Apache acudió a lugar y atacó una posición de los insurgentes talibán antes de trasladarse a otro punto en el que se encontraban los soldados británicos, que fueron confundidos con otros talibanes.
"Hay una investigación en curso sobre el incidente y sería inapropiado hacer comentarios en tanto no concluya la investigación", explicó el Ministerio de Defensa británico.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine