20 de noviembre de 2017
20.11.2017
El impacto del 'Brexit' en el sector pesquero

Francia, Bélgica y Dinamarca capturan cuatro veces más que Galicia en Gran Sol

-Están en juego las más de 100.000 toneladas que pescan estos países en la región -El gobierno británico aún no desveló cómo afectará el 'Brexit' a la pesca en sus aguas

20.11.2017 | 04:13

La concreción con la que el gobierno británico ha marcado la fecha en la que se consumará el Brexit (el 29 de marzo de 2019), contrasta con la nube de dudas y la fractura en su ejecutivo sobre el estado en el que quedará el régimen de pesca en sus aguas el día después del divorcio con la Unión Europea. Los cerca de 800 marineros gallegos que faenan en las aguas del Gran Sol aguardan en vilo la hoja de ruta del gobierno británico y avanzan que darán batalla para salvaguardar sus intereses, pero sus voces no serán las únicas que se alcen para oponerse a cualquier merma en los derechos de pesca en las aguas británicas.

Países como Francia y, en menor medida, Dinamarca o Bélgica aglutinan el 31%, el 5,4% y el 1,7% de las capturas que se realizan en estas aguas y avanzan con plantar frente a Reino Unido en las negociaciones del Brexit. El objetivo es evitar que su salida de la Unión Europea tenga consecuencias dramáticas para su flota.

Y es que tal es el perjuicio que puede suponer la pérdida de acceso a las aguas británicas que un estudio elaborado por la Universidad de Copenhague prevé que los beneficios de la flota que Dinamarca despliega en aguas del Gran Sol podrían desplomarse a una quinta parte de los niveles actuales. La flota de este país tiene, sumando todas las especies, 14.878 toneladas de cuota en estas aguas. Se trata de un 5,4% de las 287.800 toneladas asignadas.

Si el fuerte impacto sobre el sector pesquero danés podría obligar a algunos armadores a desguazar sus embarcaciones, en el caso de Francia las consecuencias se harían notar también sobre sus puertos. Las embarcaciones que faenan en el Gran Sol se encuentran a menos de cuatro horas de los puertos de Lorient y Boulogne-sur-Mer, que flanquean el extremo sur del Canal de la Mancha. Según los registros oficiales, casi la mitad de las descargas que se contabilizan en estos puertos pertenecen a capturas realizadas en las aguas del Gran Sol.

Francia es el país con mayor actividad en las aguas del Gran Sol. Su TAC (total admisible de capturas) en las áreas V, VI y VII (ver mapa) se encarama por encima de las 85.335 toneladas. Esta cifra representa un 30,6% del total e incluso supera la cuota asignada para las flotas locales, ya que Irlanda representa el 27,3% del total y Reino Unido, el 21%.

Intereses comunes

Los intereses de la flota gala y la gallega confluyen de manera especial en las especies clave en el caladero para esta última: la merluza, el gallo, el rape y la cigala. Francia aglutina el 40% de las capturas autorizadas de estos ejemplares en el Gran Sol, por delante del 28,3% que representa la flota británica y el 16% de la española, comandada por los 80 buques de capital gallego.

Uno de los bastiones de la flota francesa es la merluza. Se trata de la especie de mayor importancia en aguas del Gran Sol, que por sí sol supone una de cada seis capturas en la zona y para la cual Francia tiene reservadas 23.192 de las 50.944 toneladas que tienen asignados el conjunto de países miembros de la Unión Europea. España, por su parte, tiene autorizadas un total 15.017 toneladas sobre esta especie en aguas británicas.

La segunda especie de mayor importancia para la flota francesa del Gran Sol es el rape, para el que disponen de una cuota de 22.225 toneladas, una cifra 15 veces mayor las 1.435 toneladas asignadas a las embarcaciones con bandera española. El TAC de estos últimos es menos de la mitad del que corresponde a Bélgica (3.288 toneladas), que encuentra en esta especie su filón en el Gran Sol, al aportar más de la mitad de las capturas.

Si en el caso tanto de Francia como de Bélgica, las necesidades de pesca convergen con las de la flota española, en el caso de Dinamarca la situación da un giro de 180 grados. Al satisfacer sus necesidades de merluza o cigala con sus capturas en las aguas que comparte con Noruega, los intereses de su flota en el Gran Sol se centran en especies de relevancia casi testimonial para Galicia. Es el caso del ochavo y del espadín, para los que tiene reservada respectivamente una cuarta y una tercera parte de las capturas asignadas a todos los países de la UE.


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine