13 de febrero de 2017
13.02.2017
Nueva tragedia en el mar · El hundimiento en las costas de Senegal

El izado de la carga del "Senefand Uno" causó el naufragio del barco vigués en tres minutos

Continúa el operativo de búsqueda para localizar al marinense Vicente Pazos y a otros dos marineros de Senegal -La radiobaliza no se activó, lo que dificulta la localización del pecio

13.02.2017 | 09:28

El pesquero Senefand Dos, una patrulla de la Guardia Civil, un helicóptero de la Policía Nacional y dos aeronaves (una Falcon 50 de la Armada Francesa y una avioneta privada contratada por la armadora) emprenden hoy el cuarto día de búsqueda de tres marineros desaparecidos el jueves frente a la costa de Senegal. Se trata del Senefand Uno, arrastrero de 24 metros de eslora y siete de manga propiedad de la pesquera viguesa Grupo Profand, que se hundió a 33 millas al sur de Dakar. Uno de los tripulantes desaparecidos es el patrón, José Vicente Pazos Martínez, de 52 años, natural de Marín y padre de dos niñas de 10 y seis años. Otros dos marineros que no han sido localizados son de nacionalidad senegalesa. Los ocho supervivientes, entre los que está el moañés Fernando Argibay (jefe de máquinas), recibieron ayer el alta hospitalaria. De acuerdo al testimonio de este último el buque escoró fatalmente a estribor (derecha) al tratar de izar por popa los aparejos, "muy cargados". El barco, revisado "por completo" en octubre y dedicado a la captura de pulpo, sepia y pelágicos, apenas tardó tres minutos en naufragar.

De inicio la armadora consideró la hipótesis de una colisión como causa del siniestro, que fue descartada al localizar en las balsas a los ocho supervivientes. La última información remitida por satélite del Senefand Uno muestra una maniobra de arrastre a tres nudos y, posteriormente, estaba parando hasta los 0,4 nudos mientras viraba el arte de pesca. Al izarlo se produjo un apopamiento y escora debido al gran volumen de pesca en su interior. Fue en ese momento cuando el arrastrero fue a pique por estribor, donde estaba ubicada la radiobaliza. Este sistema se libera de forma automática cuando está a unos cuatro metros de profundidad gracias a un dispositivo hidrostático y envía la posición vía satélite, pero en este caso no se accionó. Por esta razón no se conoce con exactitud la posición donde se hundió el pesquero, de bandera senegalesa (opera para la filial de Profand en el país africano, Senefand), y por eso los supervivientes permanecieron a la deriva casi tres días.

El rescate


Haz clic para ampliar el gráfico

Fue el mercante ro-ro Grande Argentina (214 metros de eslora y 28 de manga), del Grupo Grimaldi, el que localizó a los marineros en las balsas salvavidas. La hipótesis de la colisión que mantuvo la armadora hasta la madrugada de ayer, cuando fueron rescatados los ocho marineros, se debió a las singularidades del siniestro y al hecho de que la radiobaliza no se hubiese activado. La última comunicación con el Senefand Uno se produjo en la tarde-noche del miércoles 8 de febrero y desde el buque no se informó de ningún incidente (la última posición registrada en el sistema de localización AIS es de las 20:42 de la tarde). A las 24 horas se trató de contactar con el pesquero como parte del protocolo rutinario, pero ya no hubo noticias. Toda señal del Senefand Uno y sus tripulantes se apagó hasta localizar con vida a ocho de ellos.

En el momento del siniestro el jefe de máquinas, el moañés Fernando Argibay, se encontraba en el puente de mando con el patrón, el desaparecido Vicente Pazos. Tras la fatal maniobra el primero dio orden al engrasador de subir a cubierta para abandonar el barco junto a los demás marineros, que lograron desplegar las dos balsas salvavidas (con capacidad para trece tripulantes). Antes de saltar al agua Argibay gritó por el capitán y tuvo que trepar por el casco hasta alcanzar la quilla mientras el barco viraba antes de hundirse para salvar la vida de tres marineros más (los demás habían alcanzado las balsas). El mar engulló el Senefand Uno con Vicente Pazos dentro después de tratar infructuosamente de rectificar la maniobra. La fuerte corriente impidió que dos marineros senegaleses alcanzaran las balsas. "Fue un héroe que salvó ocho vidas", destacó la compañía armadora sobre su patrón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LUIS MUÑIZ

Hacer política

La dificultad de pensar en el día después sin plan B de Rajoy y con C's y Podemos yendo a lo suyo

 
 

MANUEL TORRES

Aquel San Miguel

Como hicimos con la fiesta de la Patrona, seguiremos hoy con las de San Miguel para que los...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El tiempo

Con las cifras en la mano, y el mayor de los respetos para quien opine lo contrario,...

 
 

ANXEL VENCE

¿Adónde van los que se van?

Hay un chiste poco conocido y quizá no muy gracioso sobre los últimos días...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Rasputín y los efectos del cianuro

En el pasado verano fue objeto de polémica en los medios una...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

La eterna desconfianza y división de la izquierda

No ocurre solo aquí con Izquierda Unida y ahora con Podemos y...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine