29 de diciembre de 2016
29.12.2016

Roban los berberechos seleccionados en el estudio contra la devastadora "marteilia"

El proyecto, iniciado en 2014, precisa de un nuevo cultivo de reproductores - Buscaban ejemplares resistentes al parásito - Mar condena la acción

29.12.2016 | 08:16

El costoso proyecto de investigación sobre el parásito Marteilia cochillia que ha devastado la población de berberecho en las rías de Arousa, Vigo y Pontevedra acaba de retroceder dos años por el robo de un millar de ejemplares que engordaban en una batea de Cambados y en los que se basaba el estudio.

La Consellería de Mar emitió ayer un comunicado en el que "lamenta y condena" una acción que lastra este importante proyecto en su etapa final cuando ya se esperaban obtener conclusiones importantes para encontrar ejemplares resistentes al parásito. Los cuatro lotes de berberecho sustraídos fueron criados en las instalaciones del Centro de Investigacións Mariñas (CIMA) con ocasión de un trabajo que necesita un proceso muy largo de vigilancia.

José Miguel Fuentes, investigador del proyecto recalca que lo que se ha perdido es un "material único" cuya consecución implicó dos años de seguimiento, primero durante seis meses de cultivo en el vivero del CIMA y luego en la batea. "Eran berberechos de la segunda generación que ya habían alcanzado la talla comercial por lo que pretendíamos conocer su respuesta ante el repunte de mortalidad que ya se detectó en algunas zonas", explica.

Se frustran, por tanto, no solo dos años de trabajo sino también las expectativas de muchos mariscadores de las tres rías que tendrán que añadir otro bienio a la obtención de resultados fiables que permitan poner freno a la devastación de este parásito sobre el bivalvo.

Fuentes explica que la Marteilia es un parásito que afecta a los divertículos digestivos que impiden que el berberecho se alimente "por lo que se muere por inanición". El problema se detectó en las rías en 2012, en cambio aún no llegó a la ría de Noia que es la más productiva en esta especie.

Lo que intentaba el CIMA con este proyecto era encontrar ejemplares resistentes, estudiar los distintos ciclos y observar qué ocurre con las distintas generaciones del bivalvo. José Fuentes explica que los últimos datos sobre los mil ejemplares sustraídos son del mes de noviembre y que ahora en diciembre se esperaban conclusiones importantes, ya que es en este período cuando se percibe más la influencia del parásito sobre el berberecho. "Era un material biológico de primera categoría y ahora habrá que empezar desde el principio por lo que se truncan muchas expectativas", indica.

Con todo, los investigadores conservan los resultados de los muestreos realizados cada mes desde que los berberechos se depositaron en la batea cambadesa, si bien las conclusiones finales ya no se podrán obtener.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine