31 de octubre de 2016
31.10.2016

La calidad actual de la nécora y la inminente campaña del centollo alientan su pesca ilegal

Las descargas de producto aún en veda se intensifican a solo quince días de poder pescarlo -En ocasiones, su venta no pasa por lonja

31.10.2016 | 08:16

Los crustáceos atraviesan un momento delicado en las rías gallegas debido a su pesca ilegal, y dos son las especies más afectadas. Por un lado, la nécora, que goza de una excelente calidad, lo cual lleva a algunos pescadores a utilizar más nasas de las permitidas, a emplearlas sin respetar el horario establecido y a comercializar las capturas sin pasar por lonja. Por otra parte, el centollo, que también se distribuye ilegalmente en la actualidad a pesar de estar en veda, y cuando apenas quedan quince días para la apertura de temporada.

Nadie en el sector duda de que esto ocurre, ni tampoco hay dudas entre las fuerzas de seguridad o servicios de vigilancia, de ahí que estos días se extreme la vigilancia en el litoral gallego. FARO ya advertía la semana pasada de que en esta época Gardacostas de Galicia intensifica el control para evitar la comercialización ilegal del centollo, ya que en las semanas previas al inicio de la temporada oficial algunos pescadores aprovechan para extraer producto ilegalmente con la intención de colocarlo en el mercado en cuanto llegue el momento -hasta entonces lo dejan almacenado en salabardos, jaulas u otros recipientes o viveros- e incluso venderlo ahora por cauces antireglamentarios, aprovechando el tirón de esta especie entre los consumidores y no pocos restaurantes, que también están siendo controlados con ayuda de la Guardia Civil.

De esto se hicieron eco desde Gardacostas el sábado, cuando en su perfil oficial en Facebook este departamento dependiente de la Consellería do Mar recordó a sus seguidores que "la campaña del centollo abre el próximo día 13 en las provincias de Pontevedra y de A Coruña", por lo que "para evitar la captura ilegal de este crustáceo en las fechas previas a su apertura estamos intensificando los trabajos de inspección para evitar su extracción de manera ilegal".

Esto implica actuar por tierra, mar y aire para vigilar o revisar a conciencia tanto los vehículos empleados para el transporte de la mercancía como los puertos, pues el centollo extraído ilegalmente suele dejarse dentro del agua colgando los sacos y demás recipientes de los pantalanes flotantes.

Aunque también se extrema el control de las embarcaciones pesqueras para evitar lo que la Guardia Civil define como "furtivismo legal", que es el que practican los profesionales del sector, es decir, quienes disponen de permiso de explotación marisquera o para la pesca profesional y aprovechándose de ello extraen ejemplares de talla inferior a la permitida o en veda, superan los topes establecidos o se aprovechan de su condición para colocar en el mercado las capturas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Las quiebras

A estas alturas, repasadas más o menos las estadísticas ya publicadas, y dicho...

 
 

LUIS SÁNCHEZ-MERLO

Cuarteto de viento

La carta pidiendo una negociación sobre el referéndum ilegal después de convocado

 
 

PEDRO DE SILVA

Entrando en la estación

Cuando llega septiembre, mucha gente ya está harta del verano, pero no se atreve a...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Gansterismo sin pistola

En la ciudad donde resido se ha planteado, de forma escandalosa, un caso flagrante de impunidad...

 
 

FRANCISCO GARCÍA PÉREZ

No sus explicar nespañol

Supongamos que un piloto de avión tiene como lengua materna el español....

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine