Plan de modernización y sostenibilidad para el cultivo del bivalvo

Mexillón de Galicia califica la propuesta de ampliar bateas como un "caramelo envenenado"

El Consello Regulador entiende que existen "otras prioridades" que afectan al sector y considera que permitirá la entrada de multinacionales en las rías gallegas

22.09.2016 | 04:55
Representantes del sector mejillonero, ayer, en Carril. // Iñaki Abella
Representantes del sector mejillonero, ayer, en Carril. // Iñaki Abella

Los principales dirigentes de las organizaciones de productores de mejillón prefieren no pronunciarse sobre el plan de ampliación y modernización de sus viveros, y si lo hacen optan por no dar su nombre. El que sí lo ha hecho, en representación del Consello Regulador de la Denominación de Origen Protegida Mejillón de Galicia, fue Alfredo Otero. Lo hizo para rechazar esta propuesta porque entiende que "hay otras prioridades" y que la propuesta de la Xunta es un "caramelo envenenado". "De qué nos vale al sector del mejillón que nos aumenten la superficie de las bateas si no protegente nuestra actividad?", se preguntó ayer Otero.

En una rueda de prensa en Carril, el representante del Consello Regulador, presidido por Francisco Alcalde, explicó que "mientras no se resuelvan estos problemas estructurales y hasta que se nos proteja legalmente declarándonos de interés general no nos vale de nada tener más superficie en las bateas, y menos si continúa la competencia del mejillón chileno envasado en Galicia sin que la Xunta haga nada".

Tanto el Consello como la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa (PDRA) van incluso más lejos y dicen sospechar que la ampliación de la superficie de las bateas es "una estrategia para introducir la piscicultura multitrófica, que sí precisa de esa superficie mayor".

La idea del "caramelo envenenado" tiene su base en la Lei de Acuicultura de Galicia. Los argumentos manejados en esta ocasión son los mismos que se emplearon hace meses contra el borrador de esta ley en el sentido de acusar a la Consellería do Mar y la Xunta de querer torpedear a los sectores productivos para beneficiar a las grandes multinacionales piscícolas.

Cofradías

Las cofradías estudian en estos momentos el proyecto de Mar, de adscripción voluntaria, ya que el crecimiento de las bateas puede ser conflictivo, pues reduciría el espacio para pescar. El patrón mayor de O Grove, Ramón Otero, lo explicaba ayer a este diario: "Como bateeiro, me parece una medida positiva, pero como pescador no puedo permitir que se amplíe la superficie de las bateas, por lo que habrá que analizar el plan detenidamente".

Fuentes del sector bateeiro indican, sin embargo, que la modificación de las vigas mayores permite aumentarlas de 27 a 30 metros de largo, lo que solo supondría ocupar un 9,2% de la superficie total de la concesión, frente al 5,5% actual.

Por otro lado el sector pesquero gallego critica que la Xunta no publique las alegaciones que la Consellería do Mar envió al borrador de real decreto de ordenación marítima del Gobierno central. "Cuando la UE quería prohibir el xeito también dijeron que presentaron alegaciones, prometieron que las enviarían, y seguimos esperando, tanto aquí como en Bruselas", aseveró el patrón mayor de Rianxo, Miguel Iglesias, ayer en Carril.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine