La ampliación de superficie no podrá llegar a todos los viveros y se dará prioridad a los menos productivos

21.09.2016 | 01:59

En el borrador del plan de modernización de bateas entregado a los mejilloneros para que lo estudien y se posicionen a favor o en contra se hace constar que la ampliación de 550 a 900 metros cuadrados como superficie permitida para los viveros no va a ser de aplicación en todos los casos. Y es que no siempre podrá alcanzarse ese tamaño porque hay fondeos que se ven condicionados por su situación, pues en función de la mayor o menor exposición al oleaje pueden introducirse limitaciones técnicas.

Condicionantes

En cualquier caso, para desarrollar este plan será preciso trazar un programa de renovación previo en el que se establezcan criterios como la rentabilidad anual de cada vivero, dando prioridad en la mejora a los menos productivos.

Al repartir las ayudas para modernización también se tendrá en cuenta el número de concesiones que pueda tener cada titular, la situación geográfica de las bateas y las necesidades de la zona de producción de que se trate y de las rías donde existe este cultivo.

Es decir, que no va a repartirse el dinero indiscriminadamente, sino en base a "criterios objetivos" que, en cualquier caso, también están siendo consensuados con los propios productores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine