Nuevo naufragio en Cíes

Fallece un octogenario de Cangas al sur de las Cíes cuando faenaba en solitario

Florentino M.L. perdió la vida en el mismo punto que Borja Alonso y Filipe Manuel en enero, el islote de Agoeiro -Una embarcación de recreo se encontró la planeadora con la quilla al sol

02.09.2016 | 04:37

Le gustaba tanto pescar, que muchas veces reconocía que su muerte iba a ser en el mar, aseguran en Cangas personas del entorno familiar de Florentino Martínez López, marinero jubilado de 86 años, que falleció ayer en el naufragio de su planeadora "Virgen do Mar III", de unos 5 metros de eslora, cuando por la mañana faenaba solo, al pulpo y pescado variado, en el islote de Agoeiro, al sur de las islas Cíes. Se trata del fatídico islote en el que ocho meses antes encontraron la muerte los marineros del "Látigo", el vigués Borja Alonso y Filipe Brito, éste último de Portugal, cuyos cuerpos nunca aparecieron. Precisamente, uno de los nietos de Florentino, Raúl Lagoa, fue quien se salvó en mayo en el naufragio de la planeadora "Rebeca" , en la Costa da Vela, en el que murió el marinero cangués Marcelo Santos.

La lancha de Florentino Martínez apareció ayer volcada, con la quilla al sol, y a unos 200 metros su cuerpo flotando, muy cerca del islote. Las primeras hipótesis apuntan a que el marinero pudo sufrir un infarto y que la embarcación derivara hasta la rompiente de Agoeiro y volcara por una ola. El mar dentro de la ría estaba ayer en calma, aunque en el entorno del islote estaba más agitado.

Florentino Martínez era natural de la isla de Ons, emigró a Uruguay tras quedar huérfano en donde conoció a su mujer Virginia Otero, trabajó de cristalero y en este país nacieron sus cinco hijos. Hace 24 años retornó con la familia y se asentó en Cangas. Era conocido con el apodo de "Florentino el pescador" por su fama de buen pescador de pulpo. "Cuando ningún barco pescaba, él siempre lo hacía. Nucan regresaba a casa sin pesca", aseguraban ayer sus familiares.




Haz click para ampliar el gráfico

Su nieto José Lagoa, que ayer por la mañana pescaba lubina en el entorno de Cíes, le había visto en las inmediaciones de Agoeiro, por eso que cuando en tierra empezó a extenderse el rumor de que hubo un naufragio con un fallecido, nunca creyó que fuera su abuelo. El propio hijo de Florentino, tras comprobar que su padre no regresaba a las cuatro para comer, y ante las noticias de que la Salvamar Mirach trasladaba un cadáver a Vigo de un naufragio en Agoeiro, se desplazó hasta la ciudad olívica por si se trataba de su padre. Allí confirmó los malos presagios.

El naufragio ocurrió sobre las 14.30 horas. La alerta la dio el barco de recreo "Cargal" que indicó a Salvamento que había una embarcación volcada, con la quilla al sol, al sur de Agoeiro. Desde Salvamento se movilizó a la lancha Salvamar Mirach, con base en Cangas; y al helicóptero Pesca I. Al llegar al lugar se encontraron con la embarcación volcada, a pocos metros de las rocas del islote y el cuerpo sin vida del marinero a unos 200 metros, flotando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine