Sanidade y Mar refuerzan la estrategia de colaboración para el control de biotoxinas

-La Xunta mejora el protocolo de transmisión de datos entre departamentos -El episodio tóxico que afecta a las bateas empieza a acechar al marisqueo

25.08.2016 | 02:26
Rosa Quintana, Jesús Vázquez Almuiña y Covadonga Salgado revisan la situación de las biotoxinas en Galicia. // Iñaki Abella

Galicia pasa por ser una de las regiones de Europa en las que se ejerce un control más riguroso de los productos del mar en materia sanitaria. La pieza clave para ello ha sido la colaboración entre las Consellerías de Mar y Sanidade, que a partir puede resulta más eficaz tras haber firmado ayer un convenio que, a grandes rasgos, sirve para afianzar las líneas de colaboración existentes y trata de potenciar la labor de control y supervisión sanitaria en todo lo relacionado con las biotoxinas marinas o cualquier otro elemento que pueda alterar el estado sanitario de los bivalvos.

Se persigue, en definitiva, "mejorar la protección de la población frente a los riesgos asociados al consumo de moluscos bivalvos", tanto si se trata de biotoxinas marinas como de cualquier otro elemento.

Por eso se hace constar que este acuerdo busca "la máxima colaboración para la transmisión bidireccional de la información" existente en cada momento sobre las biotoxinas -lo que popularmente se conoce como "marea roja"- y otros "contaminantes de naturaleza microbiológica, como los norovirus, o bien de naturaleza físico-química, como dioxinas, metales pesados e hidrocarburos".

El Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) fue el lugar elegido para la firma del convenio a manos del conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez, y la titular de Mar, Rosa Quintana.

El primero de ellos incidió en que se pretende "incentivar el control de calidad de los productos gallegos". Por su parte, la conselleira de Mar destacó que estos dos organismos "siempre trabajamos coordinadamente, y ahora este convenio sirve para mejorar el protocolo en cuanto a la transmisión de datos y las analíticas que debemos hacer en los diferentes departamentos para garantizar a los consumidores que los productos que salen de nuestras rías cumplen todos los requisitos sanitarios que nos exigen las normativas internacionales".

Por otro lado, el nuevo episodio tóxico que afecta a las rías gallegas y mantiene cerrados prácticamente la mitad de los polígonos mejilloneros, empieza a acechar también a los bancos de infaunales. Ayer, sin ir más lejos, el Intecmar decretó el cierre de la zona II.2 de Vigo, es decir, la más próxima al puente de Rande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine