11 de junio de 2016
11.06.2016

"No quería que comentásemos nada"

Manuela Cadabón y su hijo Antonio Iglesias, hermana y sobrino del capitán, dieron voz al caso

11.06.2016 | 02:36
Antonio Iglesias y su madre Manuela Cadabón. // G.Núñez

Manuela Cadabón y su hijo Antonio Iglesias manifestaron ayer su satisfacción por el eco que había tenido la noticia publicada en FARO. Por momentos lamentan no haber sacado a la luz antes lo que su hermano y su tío, respectivamente, estaba pasando en Dakar. Manuel asegura que su hermano "siempre pidió silencio". "Dijo", añade, "que era la consigna que tenía y que había que respetarla por eso muy poca gente conocía su situación". "Había algunas personas que lo sabían, sobre todo marineros, pero cuando nos preguntaban por él nosotros decíamos que no sabíamos nada de nada", asegura. Recuerda que "en una ocasión se corrió el rumor de que Juan ya estaba en casa, porque dijeron que lo habían visto por O Hío, donde tiene una casa de turismo rural. No sabemos como llegó a la gente ese mensaje, pero todo el mundo estaba convencido y nos vimos obligados a desmentirlo, a decir que Juan todavía estaba en Dakar. A él tampoco le gustaba esta situación".

Manuela comenta que las navidades las pasó allí solo en Dakar, que no pudieron localizar a nadie para hacerle llegar algo. "Pero él siempre nos decía que no lo habláramos con nadie. Se quejaba de que allí no había ley, que hacían lo que querían. Nosotros intentábamos darle ánimo, pero hubo un tiempo en el que estuvo muy mal", señala la hermana del capitán del "Praia de Areamilla". Manuela Cadabón relata que el armador siempre estuvo en contacto con él y habla que el destino hizo que dos días antes de ser capturado su hermano, el propietario de la casa Armadora, Maximino Portela, falleciera en Cangas tras una larga enfermedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine