Situación idéntica en todas las rías, algunas afectadas desde mediados de marzo

07.06.2016 | 02:26

Con el cierre cautelar decretado ayer para los polígonos bateeiros Pobra E-1, Cambados D, Grove A y Redondela B son 51 las zonas inoperativas en Galicia para la extracción y venta de mejillón cultivado en batea.

Las toxinas lipofílicas, cuya aparición en el agua forma parte de un proceso natural y totalmente controlado que no causa daños a la salud pública -si el mejillón se adquiere por los cauces reglamentarios-, solo respetan en estos momentos al polígono Redondela C, en la ría de Vigo.

Los once restantes en esas aguas están inoperativos, como sucede con las bateas del Redondela A dedicadas al cultivo de ostra. En la ría de Pontevedra sus ocho polígonos también continúan cerrados, y lo están ininterrumpidamente desde que apareció en escena este episodio tóxico primaveral, entre el 21 y el 26 de marzo.

Lo mismo puede decirse de Muros-Noia, donde son cuatro los polígonos existentes y cerrados, mientras que en Arousa hay 24, todo ellos clausurados temporalmente para la venta de mejillón. En estas aguas sí se autoriza la extracción de ostra en el Cambados D y el Grove A, aunque se prohibe en el Grove B.

La relación se completa con polígonos como el de Baiona y los dos de Sada, en la ría coruñesa de Ares-Betanzos, donde la presencia de toxinas como la diarreica (DSP) se hizo notar muchos más tarde que en el sur de la comunidad, desde el 17 de mayo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine