Problemática para los buques abanderados en el país galo

Francia y España se reúnen para negociar las cotizaciones de los marineros españoles

Los responsables del ISM español y su homólogo galo se citan el miércoles - El sector pidió acudir al encuentro, pero no les dejaron -Los buques pudieron faenar y de momento no hay sanciones

01.02.2016 | 03:11
El buque "Loira", con base en Bayonne, en el puerto de Vigo. // Marta G. Brea

Los responsables de los sistemas de cotización para marineros franceses y españoles se reunirán este miércoles para negociar la situación que afecta a los integrantes de la flota española de bandera gala, a los que el país vecino obliga a cotizar allí. El director del Établissement National des Invalides de la Marine (ENIM) y su homólogo en España del Instituto Social de la Marina (ISM) se citan para intentar poner solución a algo que el sector entiende que es injusto, al sentirse respaldados por la normativa europea para este tipo de casos en los que un marinero cobra su salario de una empresa del mismo país en el que reside, España, y por lo tanto cotiza.

En total son 530 marineros pertenecientes a 53 buques (18 de ellos de Vigo y Marín) los que están afectados por esta medida que Francia requiere desde los últimos meses del año pasado. Y, sin embargo, pese a la petición realizada desde el sector, no podrán sentarse en la mesa de negociaciones el miércoles. "Estuvimos en Madrid preparando el encuentro con el director del ISM y veremos qué es lo que sucede", dicen fuentes afectadas.

La fecha límite para la entrada en vigor de esta norma, es decir, para que todos los marineros españoles de estos buques pasasen al sistema de cotización francés, expiraba el 15 de enero. Por el momento, ninguno de los armadores recibió notificación alguna de sanción o se vio afectado de alguna manera. "Los barcos han podido trabajar con normalidad y por el momento no existen expedientes sancionadores abiertos. El objetivo es que no se abra ninguno hasta que se resuelva este asunto", apuntaron las mismas fuentes. En noviembre Francia inspeccionó a tres de los buques afectados por esta nueva "normativa".

El país galo, o más concretamente un inspector del puerto de Bayonne, había amenazado con fuertes sanciones a aquellos armadores que no cumplían con los requisitos exigidos. En concreto, estarían acusados de un "delito de trabajo encubierto" penado con sanciones que van de los 45.000 euros de multa hasta los 3 años de prisión, además de impedir a los buques salir de puerto.

El sector, por su parte, sigue centrando sus argumentos a la normativa normativa europea -concretamente en el artículo 11.4 del Reglamento número 883/2004, fechado en el 29 de abril de 2004- sobre coordinación de los sistemas de seguridad social. En ella se establece que un tripulante puede cotizar en el Estado miembro de origen (España en este caso), retribuidos por empresas con su sede social en ese país pero que trabajan a bordo de buques de bandera de otro Estado miembro (Francia).

Aunque no fue hasta diciembre cuando FARO informó de la problemática, ya son varios los meses que han pasado desde que los consignatarios -persona que representa al buque en el país- en Francia fueron informados, momento en el que además no se produjo ningún comunicado oficial al respecto desde el ENIM o el Gobierno galo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine