El plante de los bateeiros siembra dudas en Mar sobre un posible consenso

27.01.2016 | 02:34

La guerra que libran los bateeiros contra la Lei de Acuicultura no es exactamente la misma que mantienen cofradías de pescadores y agrupaciones de mariscadores. Aunque todos se muestran mayoritariamente en contra, las razones son bien diferentes, pues no hay que olvidar que el cultivo de mejillón en batea ya es acuicultura. De ahí la importancia de gestos como el de ayer, cuando estaba convocada una reunión de la Mesa do Mexillón, en la que están representadas las principales agrupaciones de bateeiros y la Consellería do Mar.

Los mejilloneros no acudieron a ese encuentro. Anunciaron que no irían y que no volverán a participar en ese órgano consultivo mientras no se retire el anteproyecto de la ley acuícola, lo cual se interpreta en la Xunta como "una prueba más de que no quieren diálogo ni buscan el consenso, ya que si el problema son las dudas sobre el articulado lo lógico sería que en lugar de ausentarse se sentaran a discutirlo, como ya se hizo en infinidad de ocasiones anteriores durante los últimos meses".

Lo cierto es que en la Consellería do Mar "no se entiende" la postura de los mejilloneros, ya que "todo parece indicar que no quieren mejorar la ley que planteamos, sino que sencillamente tratan de cargársela".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine