La diferencia entre la vida y la muerte

Orpagu realiza un simulacro en el buque "Ameal": disponen de dos minutos para ser evacuados

30.12.2015 | 02:11
Los marineros del "Ameal" poniéndose los trajes. // Marta G. Brea

Dos minutos. Ese es el tiempo, más o menos, del que disponen los marineros de un barco de palangre para abandonar un barco de forma segura tras una emergencia. Un tiempo que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Para que todo salga de forma correcta, la flota realiza a lo largo del año varios simulacros. Uno de ellos tuvo lugar ayer en el buque Ameal, de la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu), en el puerto de Vigo.

La decena de tripulantes, comandados por el patrón Orlando Ameal, tienen que ponerse el chaleco y traje de supervivencia en un tiempo récord para conseguir ponerse a salvo posteriormente en una balsa. "No sabemos como será enfrentarse a una problema real porque nunca nos ha pasado", explicó el patrón, con 20 años de experiencia. "Sin embargo, estamos preparados", sentenció.

Orpagu, que a lo largo del año ha ido realizando estas iniciativas con diferentes buques, cuenta con la asistencia de la firma especializada en prevención de riesgos Mugatra. El técnico Rafa Coma es el encargado de "matizar y corregir" las cosas que se hacen mal en estos simulacros: "Hacemos formación teórica en aula y práctica. Todos tienen una función y es importante estar coordinados".

En este sentido, Joaquín Cadilla, presidente de Orpagu, recordó el accidente de uno de sus buques, el Balueiro III, en Fiji. En aquel suceso de 2004 el cocinero recordó los simulacros y recogió todo el agua posible. Su buen proceder significó la diferencia entre la vida y la muerte para los 16 tripulantes, posteriormente rescatados. Un ejemplo que Orpagu quiere extender entre su flota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine