Cierren una batea por biotoxinas en un polígono de Vigo que permanece abierto

Se sospecha que alguien cambió cuerdas de mejillón desde una zona contaminada a otra totalmente limpia

14.11.2015 | 02:22

El Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) decretó ayer el cierre de una batea en concreto dentro del polígono Redondela C, en la ría de Vigo. Se trata de un hecho poco habitual, pero que suele producirse cuando algunos productores de mejillón tratan de saltarse a la torera las normas y los controles establecidos. Lo que ha sucedido fue que el polígono Redondela C está totalmente limpio, es decir, su mejillón es perfectamente apto para el consumo en estos momentos, lo cual permite su extracción y venta.

Pero en un control rutinario realizado por Gardacostas de Galicia a bordo de un barco cargado de mejillón procedente de ese polígono se tomaron muestras que dieron positivo en toxinas lipofílicas. Se encendieron todas las alarmas y se activó el protocolo correspondiente, de tal manera que se realizaron nuevos controles con el molusco que permanecía colgado en las cuerdas.

Fue así como los resultados analíticos confirmaron que las biotoxinas marinas, lo que popularmente se conoce como "marea roja" solo afecta a una de las bateas, lo cual significa que alguien se dedicó a trasladar mejillón desde un zona contaminada hacia el Redondela C para, aprovechándose de que está abierto, poder comercializar el producto.

Lectura positiva

Lo acontecido, que lógicamente constituye un riesgo para el consumidor y afecta a la imagen del conjunto del sector productor, ha sido duramente condenado por diferentes dirigentes del propio sector bateeiro. Algunos apuntan además que "la lectura positiva que puede hacerse de todo esto es que los controles funcionan, de ahí que las prácticas fraudulentas de algunos desaprensivos no conduzcan a ninguna parte".

Actualmente hay seis polígonos cerrados en la ría de Vigo y otros tantos abiertos, mientras que la de Pontevedra mantiene cerrados a cal y canto los ocho de que dispone, como sucede con el de Corme y el de Baiona. Muros-Noia tiene uno cerrado y tres abiertos, mientras que en Arousa hay ausencia absoluta de biotoxinas marinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine