El control de la pesca ilegal del centollo evidencia una presión generalizada sobre los crustáceos

04.11.2015 | 02:00

Año tras año, las semanas previas a la apertura de la campaña de pesca del centollo resultan especialmente intensas para los furtivos. Una vez tras otra se advierte de que Gardacostas de Galicia, Policía Autonómica y Guardia Civil intensifican la presión, pero ni siquiera esto sirve para disuadir a los pescadores ilegales, ya que a pesar de todos los avisos y operativos realizados siguen descubriéndose productos ocultos en los sitios más inverosímiles.

Volvió a suceder durante el fin de semana, cuando las labores de búsqueda de centollo en pantalanes flotantes o bateas no solo permitieron dar con algunos alijos de esta especie, sino que sirvió para demostrar, una vez más, que la presión es intensa contra todo tipo de productos, especialmente crustáceos.

Hace días se explicó en FARO DE VIGO que efectivos de Gardacostas de Galicia habían estado buscando salabardos, jaulas y otros útiles con centollo ilegal en la ría. Se hizo así, con especial intensidad, en O Grove, por aquello de tratarse del puerto más importante para este crustáceo. Pero también en otras localidades arousanas donde el furtivismo suele estar presente.

Pues bien, fruto de esas inspecciones se recuperaron productos ilegalmente extraídos en localidades como Cambados, lo que también demuestra que la pesca ilegal del centollo se extiende por toda la ría y no es competencia exclusiva de O Grove.

En concreto Gardacostas de Galicia localizó y decomisó en el muelle de Tragove unos treinta kilos de centollo, 16 de nécora, cinco kilos y medio de camarón y seis de bogavante, todo ello introducido en salabardos depositados en el agua, lógicamente sin identificar para que no se pueda actuar contra los responsables de esta actividad ilícita.

Ese material permanecía oculto a la espera de ser comercializado, aunque ilegalmente. Es cierto que en esta época del año está permitido pescar nécora, pero también lo es que depositarla en salabardos sin identificación de ningún tipo convierte el producto en ilegal.

Del centollo poco más se puede decir, ya que sigue en veda hasta el sábado que viene, inclusive. La flota de enmalle empezará a largar sus aparejos el domingo para que este preciado crustáceo pueda regresar a las lonjas y a las mesas el lunes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine