La alerta por toxina frena las ventas en el sector mejillonero

03.09.2015 | 01:55

El Instituto Tecnolóxico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar) procedió ayer al cierre cautelar del tercer polígono de bateas de la zona de Liméns, en la ría de Vigo, denominado Cangas H, debido a la presencia de toxina lipofílica en niveles no permitidos para el consumo humano.

Mientras tanto, el resto de la ría permanece con unos niveles de alerta de B2 o de B3 en el caso de esta toxina y de B1 y B2 en la de la ASP o amnésica. El nivel B significa alerta por posibilidad de acumulación de toxinas con un incremento progresivo en tres fases (B1, B2 y B3). Cuando el nivel es A es que no hay situación de riesgo y cuando es C es de prohibición.

Con el nivel B2 "las fábricas ya no quieren el producto porque en el control que realizan después la toxina se duplica", aseguran en el sector, que detecta freno en las ventas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine