Una organización ecologista interceptó a dos de los barcos buscados por pesca ilegal

Uno de los pesqueros, vinculados a la empresa gallega Vidal Armadores, trató de abordar el buque de la ONG Sea Shepherd, aunque sin éxito

03.02.2015 | 02:04

La organización ecologista Sea Shepherd interceptó ayer en aguas australianas a dos de los tres barcos pesqueros que huyeron el mes pasado de Nueva Zelanda tras ser sorprendidos capturando merluza negra en aguas antárticas, y que están presuntamente relacionados con la empresa gallega Vidal Armadores.

El barco de la asociación, el Sam Simon, interceptó a los dos pesqueros -el Yongding y el Kunlun, que enarbolan bandera de Guinea Ecuatorial- con equipos de pesca prohibidos en sus cubiertas, dentro de un área gestionada por Australia, según establece la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos (Ccamlr, por sus siglas en inglés). Uno de los buques, el Yongding, intentó abordar el barco ecologista después de que éste se comunicara con él por radio, con el objetivo de que abandonase la región. El pesquero pirata viró directamente hacia el Sam Simon, que logró zafarse del abordaje por escasos diez metros.

Tanto el Yongding como el Kulun -junto con el otro pesquero furtivo, el Songhua, interceptado por la armada neozelandesa- están presuntamente relacionados con la empresa ribeirense Vidal Armadores, señalada por su vinculación a la pesca ilegal desde hace mucho tiempo, un hecho que sus abogados negaron a este periódico en los últimos años. El capitán del buque ecologista, Sid Chakravarty, advirtió que no es la primera vez que sorprenden a estas dos embarcaciones en aguas australianas.

"Estos buques tienen una larga historia de violaciones de pesca y acciones agresivas", denunció Chakravarty, que se quejó además de la inacción de las autoridades australianas y neozelandesas.

La Interpol emitió tres notificaciones púrpuras para los tres pesqueros por presunta actividad pesquera ilegal el pasado 13 de enero, a petición del Gobierno neozelandés. La información publicada por Interpol sugiere que los tres buques están operando de manera coordinada. Los dos pesqueros localizados ayer figuran en la lista negra de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (Indnr) de la Ccamlr, y pertenecen al grupo de seis barcos furtivos a los que los ecologistas denominan "los seis forajidos", por estar involucrados en pesca ilegal de merluza en el Océano Austral.

El barco ecologista Sam Simon finalizó el pasado 16 de enero la recuperación de los más de 70 kilómetros de red abandonada por otro de los seis furtivos, el Thunder, de bandera nigeriana y que, desde hace casi dos meses está siendo perseguido por el Bob Barker, buque de la misma organización ecologista.

La austromerluza, también conocida como bacalao de profundidad, merluza negra o róbalo chileno, es una especie protegida que llega a medir más de 2,2 metros de largo y pesar cien kilos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Los fondos

A estas alturas, cuando hablar de investigación -en España y en Galicia- es...

 
 

JORGE DEZCALLAR*

Penélope en La Habana

Así hacen los norteamericanos con Cuba, tejen y destejen mientras esperan a que llegue...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Austeridad solo para los pobres

El incendio de la torre Grenfell, de Londres, en el que murieron 79...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La embriaguez en el trabajo

Una sidrería de Gijón ha sido condenada por la Sala de lo Social del Tribunal...

 
 

CARMEN PÉREZ NOVO

Tener hijos en la actualidad

Cuánto, y de qué forma tan rápida, han cambiado...

 
 

G. GARCÍA-ALCALDE

¿Amnesia u omertá?

La depuración judicial de responsabilidades en el superpoblado arcoiris de los corruptos...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine