NUEVA TRAGEDIA EN LA PESCA GALLEGA

Los supervivientes gallegos del "Mar Nosso", con el dolor de sus compañeros lusos

Los 5 marineros de O Morrazo y Arousa y miembros de la armadora arroparon a la familia de Américo Regufe

21.04.2014 | 08:54
Los supervivientes gallegos del "Mar Nosso", con el dolor de sus compañeros lusos

El acueducto de Vila do Conde que rodea la iglesia de São Francisco y que atraviesa la localidad hasta el convento situado en lo alto de un monte fue testigo ayer del último adiós de familiares y amigos a Américo Francisco Regufe dos Santos, uno de los cinco marineros de la localidad que perdieron la vida en el hundimiento del Mar Nosso el pasado jueves en Asturias. Para despedirse de este pescador de 50 años, los cinco marineros gallegos que sobrevivieron al naufragio -Álvaro González, Rafael Meixide Rodríguez, Francisco Pereira Iglesias, Francisco Manuel Albitres y José Martín Calo- viajaron a la ciudad portuguesa junto al armador del barco, Claudino González.

A las 9.30 horas, un nutrido grupo de personas ya esperaban en la zona para dar el pésame a la familia y acompañar el féretro hasta el cementerio una vez finalizase la misa, programada para las diez de la mañana. Tras aparcar cerca del convento, el armador se dirigió a una cafetería cercana, donde ya estaban algunos de los marineros supervivientes. Ninguno de ellos quiso hacer declaraciones y se mostraron visiblemente afectados.

Pocos minutos antes de que diese comienzo la misa, en el interior de la iglesia se escucharon los gritos desgarradores de una mujer. Se trataba de la hermana del fallecido, que lloraba desconsolada y necesitó salir durante unos minutos.

Cerca de la puerta que daba acceso a la iglesia de São Francisco se encontraban el grupo de gallegos, arropados por sus familiares, que ante la aglomeración de personas no entraron. Visiblemente afectados, se fundieron en largos abrazos.

El sol lucía fuerte en la zona cuando el féretro fue llevado al coche fúnebre. La comitiva arrancó con los sollozos de sus familiares, que pedían ver a Américo dos Santos una vez más antes de que recibiese sepultura. Ya en el cementerio, la familia entera, con los tres hijos del marinero al frente, rompió a llorar cuando el ataúd fue abierto para que se despidieran por última vez.

Los gallegos, alejados de la multitud, presenciaban la escena cariacontecidos mientras el armador esperaba fuera, bajo uno de los arcos del acueducto. Precisamente allí fue donde se vivió uno de los momentos más emotivos. La mujer de Américo dos Santos salió del cementerio acompañada de dos familiares y se dirigió hacia ellos. Allí, abrazó a cada uno de los que fueran compañeros de su marido.

Esta tarde, a las 15.00 horas, tendrá lugar el funeral de los dos marineros de Caxinas, António Cascão y José Esteves, en la iglesia Nosso Senhor dos Navegantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine