Recogida mortal de un aparejo cargado de pescado

Expertos apuntan como causa probable del vuelco del "Mar Nosso" la tensión excesiva hacia un costado generada por una red repleta

20.04.2014 | 04:14
El barco, en el momento de hundirse definitivamente. // Efe

Vuelco del barco provocado por el corrimiento de la carga al izar un aparejo repleto de pescado. Esta es la hipótesis que cobra más fuerza entre las gentes del mar y compartida por los expertos que podría explicar la causa del tercer naufragio de un barco gallego en lo que va de 2014. Armadores de O Morrazo que faenan en la misma zona donde se hundió el Mar Nosso creen que éste arrastraba una copada -el término habitual en el argot marinero para indicar que el aparejo usado para la captura de especies como la xarda (caballa), el copo, llega cargado al máximo- que escoró/inclinó el pesquero hacia uno de sus costado hasta tal punto que le hizo perder su equilibrio acabando quilla al sol. Los veteranos hombres de mar consultados por este periódicos apuntan que un vuelco de estas características entra dentro de los riesgos previsibles "no siempre evitables" al trabajar con estas artes de pesca, y concreto para la pesca de esas especies, aunque tampoco descartan la concurrencia de un "error humano" . En todo caso defienden la profesionalidad del patrón, el buenense afincado en Marín, Álvaro González Soliño, al que definen como "un hombre con mucha experiencia, a punto de jubilarse, prudente y templado".

A continuación se detallan las circunstancias que rodearon a este nuevo y trágico accidente marítimo y las incógnitas que todavía faltan por despejar.

Golpe de mar en calma chica. A las 13.08 horas del pasado jueves, las condiciones del mar donde navegaba el Mar Nosso antes de naufragar -a 20 millas de Navia (Asturias)- eran inmejorables. Desde otros barcos la calificaron de absoluta "calma podre" , "perfecta para trabajar". Por esta razón, el estado del mar quedaría totalmente descartado como detonante del siniestro si bien otros testimonios entienden que aun con esas apacibles condiciones oceanográficas pueden surgir "golpes de mar". De darse estas circunstancias aseguran que "es lo peor que te puede ocurrir cuando subes una fuerte copada".

Especie traicionera. Los citados armadores se refieren a la xarda como una especie "traicionera". "Puedes estar todo un día detrás de ella sin encontrar nada y sin poder largar el aparejo. Y de repente te puede aparecer todo un banco porque es una especie que viaja muy junta", agregan. Dicen que así es fácil que entre una gran cantidad de pescado en el aparejo. Eso puede ser un problema a la hora de subir la carga al barco por el peso de las capturas, o que una vez arriba se deslice hacia un costado y provoque el vuelco "sin que tengas posibilidad de reacción". "Coa rincha é moi fácil que che pase iso", sentencian.

Sensores de peso de la red. Los barcos más modernos incluyen una serie de sensores que dan información estimada al patrón en el puente sobre las toneladas de pescado que trae el copo. Esos dispositivos se colocan en la malla de la red. Funcionan de la siguiente manera: a medida que el copo o saco se va llenando de pescado se hincha y aumenta de volumen, lo que eleva la presión sobre ese sensor y éste transmite una señal luminosa al puente. La luz verde indica "bien"; amarilla, naranja, roja, indican un peso y un peligro creciente. Eso permite al patrón decidir el momento adecuado para recoger el aparejo, aunque no evita los riesgos al 100%. Compañeros de caladero indican que el Mar Nosso carecía estos dispositivos: "Aunque tenía 40 años era un buen barco, pero no disponía de ese sistema, que cuesta entre 70.000 y 90.000 euros".

Cortar el aparejo para aligerarlo. "Hay veces que con un cuchillo o una navaja haces un corte en la red para que deje salir parte del pescado acumuldo de más. No suele pasar muchas veces porque a ti no te interesa capturar más cantidad de la que puedes, pero ocurre", dicen estos armadores.

Tanques y bodegas semivacíos. Tripulantes de otro barco habitual en el caladero asturiano que coincidió el miércoles por la noche en la misma zona con el Mar Nosso señalan que el buque se disponía a descargar sus capturas. Eso implica que al día siguiente bodegas de carga y los tanques de combustible podrían estar semivacíos, lo que facilitaría el vuelco del pesquero. "Pudimos hablar con ellos. El patrón comentó que iban a Avilés a descargar y que su intención era volverse para Galicia porque ya tenían casi cubierta la cuota asignada para toda la campaña. Les debían quedar unas 10 toneladas y es de suponer que el armador les dijo que el Jueves Santo diesen un último lance para acabar", especulan. Esto implica que cuando salieron a ese último lance las bodegas iban prácticamente vacías de pescado, y el barco tenía menos lastre, lo que pudo influir en el vuelco al subir la carga. Por otro lado, los niveles de los depósitos de combustible suelen permanecer muy vigilados tanto por el jefe de máquinas como por el patrón. Hasta es habitual el trasvase de un tanque a otro para garantizar el perfecto equilibrio del barco, el método más seguro para evitar que el buque acabe panza arriba.

Dispositivos salvavidas. La imagen de la lancha salvavidas flotando sobre la zona donde se precipitó al fondo el Mar Nosso llama especialmente la atención de los expertos que ya investigan este accidente. Y no es para menos. Estaba vacía y se activó cuando ya solo se veía la proa del barco. Aunque un dispositivo va unido al otro, tampoco la radiobaliza de emergencia, que en teoría debía funcionar de forma automática, emitió señal alguna,. Los marineros tampoco llevaban el chaleco salvavidas. Aun así, siete de ellos pudieron mantenerse a flote, agarrándose a los restos del barco que habían quedado diseminados en las cercanías del casco. Y se salvaron por la cercanía de otro barco. Porque de no ser así fallecerían por hipotermia, como les sucedió a varios de ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POR RAFAEL L. TORRE

El Hotel Universo

Pontevedra conoció la modernidad en aquel establecimiento tan chic y disfrutó mucho de sus...

 
 

La calle que debe ser para Pepe Simón

La clase política, ya se sabe, no acostumbra a tener buena memoria....

 
 

JUAN JOSÉ MARTÍNEZ JAMBRINA*

Proust en el olivar de Saramago

El análisis de los psicoanalistas de los llamados "locos geniales"

 
 

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ COELLO

Orense Balneario tiene mar

Orense Balneario tiene mar. Es una localidad integrante en el partido de Tres Arroyos, al sur...

 
 

PILAR GARCÉS

Las dos Españas de Sabadell

La propuesta de quitar a Machado, Quevedo o Goya del callejero de la localidad catalana

 
 

PEDRO DE SILVA

Cargas de nuestra civilización

El objetivo del terrorismo, como su nombre indica, es provocar...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine