Alerta roja roja. Pero muy muy roja

20.04.2014 | 01:15

Díganme si no cómo hay que abordar el hecho de que en poco más de un mes hayamos perdido 18 vidas y 3 barcos cerca de la costa, con el mar en calma y sin aparentes problemas de navegación, todos del mismo subsector. La gente, en especial la gente del mar, empieza a hartarse de que la única verdad posible nazca del testimonio de los supervivientes, que no son sino empleados de las empresas implicadas, ya que el mar y sus rutinas naturales no son la única amenaza que soportan.

Buena parte de los barcos son reformados para su lógica y razonable adaptación a las novedades tecnológicas. Pero una vez que esto ocurre, ¿son igual de rigurosos los exámenes a que deben someterse? La evidencia de que muchos buques pierden estabilidad en una maniobra un poco brusca, o por corrimiento de carga, o al meter el aparejo a bordo, denota que quizá no se estén haciendo las cosas todo lo bien que se debiera. ¿Llevan los buques los lastres adecuados para mantener su estabilidad en buenas condiciones? ¿Se realizan esas pruebas con el tiempo necesario? ¿Llevan la cantidad adecuada de combustible para que éste, por su propio peso, contribuya a una estabilidad adecuada?...

Claro que sólo podemos especular o fiarnos de lo que nos digan las personas o empresas relacionadas con cada accidente, y ahí puede estar parte del problema.

Necesitamos, más que evidencias constatables (casi siempre imposibles, porque los buques están hundidos), llevar las investigaciones hacia dictámenes que nos hablen de las posibilidades no empíricas, sino deducibles por las circunstancias.

Especular, en casos como este, no es una frivolidad, sino un arma que nos permitirá reorientar nuestras políticas y mirar hacia los problemas reales, para dejar nuestros llantos fatales y homenajear de verdad a las víctimas inocentes: ayudando a la luz para mitigar los graves riesgos que acechan a las tripulaciones, y no a los burócratas que todo lo llevan al territorio de la mala suerte.

*Presidente de AETINAPE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine