El episodio tóxico se estabiliza y no se registran cierres de bateas en las rías

Los análisis realizados indican que el afloramiento de primavera no ha experimentado avances significativos - El sector trabaja con normalidad

02.04.2014 | 02:27

Sin novedades. Así finalizó el día de ayer para el sector bateeiro que se enfrenta a un nuevo episodio tóxico provocado por el habitual afloramiento de primavera. Los análisis realizados por el Instituto Tecnolóxico do Mar (Intecmar) con sede en Vilaxoán (Vilagarcía de Arousa, no arrojaron datos significativos sobre un posible avance de la toxina. Todos los análisis practicados en los polígonos arrojaron datos negativos, salvo en los seis que permanecen cerrados.

Tras un año nefasto para los intereses del sector, este nuevo episodio amenaza con asestar un nuevo golpe importante en caso de que continúe extendiéndose hacia el interior de las rías. En estos momentos, permanecen cerrados los polígonos Grove B (dedicado al cultivo de Ostra y sin actividad desde septiembre de 2011) en la ría de Arousa; el Corme B (sin extracciones desde hace un año); el Portonovo C (desde el pasado viernes); y los Bueu A1, A2 y B, en la ría de Pontevedra (desde el lunes).

Este proceso acostumbra a ser habitual durante esta época del año, en la que se registran afloramientos o procesos de renovación de las corrientes que provocan la entrada de nutrientes en el interior de las rías, elementos entre los que se encuentra la biotoxina que provoca el cierre de los polígonos.

Pese a este nuevo afloramiento de biotoxinas en las aguas de las rías gallegas, desde la Consellería do Mar insisten en que no existe ningún tipo de problema con el producto que llega al consumidor, ya que este acostumbra a superar unos cauces muy estrictos que garantizan sus perfectas condiciones para el consumo. El sector bateeiro se ha enfrentado a una situación muy complicada a finales del pasado año, al encontrarse con que en la época de mayor demanda, gran parte de los polígonos se encontraban afectados por las biotoxinas, provocando que el mejillón no pudiese comercializarse. A las tóxinas hay que sumar la presencia de una anémona en una gran cantidad de bateas que está provocando que el mejillón acabe desprendiéndose de las cuerdas y reduciendo de forma considerable la producción. Las quejas sobre las pérdidas el pasado año están presentes en todos los muelles, especialmente en los de la ría de Arousa, la que acumula un mayor número de parques flotantes.

Los pronósticos y lo ocurrido en años anteriores apuntan a que el afloramiento primaveral puede provocar el cierre de los polígonos que resulten afectados durante varias semanas, lo que obligará a la mayor parte de los bateeiros a permanecer inactivos o centrarse en otras actividades como la recolección de cría para la próxima campaña.

En este ámbito, el sector se está encontrando con una importante escasez en las zonas en las que la Consellería do Mar ha autorizado la recogida de cría y el tamaño de la que aparece no es precisamente el mejor. Entre los bateeiros también existen diferencias sobre como solucionar este problema, dividiéndose entre los que reclaman que se amplíe la recogida al fin de semana y aquellos que creen que se debería autorizar en las zonas en las que actualmente está prohibido sin ampliar jornadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine