Los mejilloneros quieren compartir barcos para reducir el coste del trabajo en la batea

Aunque muchos ya lo hacen, pretenden que la Xunta les autorice a embarcarse en naves de otros, aunque no estén enrolados en ellas, para que los pedidos vuelvan a ser rentables

01.04.2013 | 00:00
Los productores quieren compartir barcos para reducir gastos. // I.A.
Los productores quieren compartir barcos para reducir gastos. // I.A.

Los bateeiros gallegos plantean la posibilidad de compartir sus barcos para reducir costes y quieren que la Administración les exima de la obligatoriedad de pasar la revisión de sus naves con tanta frecuencia como ahora, también para recortar gastos.

Son solo dos de los planteamientos anticrisis que manejan en base a argumentos tales como que la mejilla (semilla del mejillón) brilla por su ausencia, que el precio del gasóleo es cada vez más alto y que las ventas han caído a pesar de que las tarifas del molusco siguen, en muchos casos, a niveles de hace dos décadas.

Con estas amenazas al acecho, el sector bateeiro gallego dice atravesar un momento muy delicado. Algunos de los productores lo elevan incluso a la categoría de "dramático" y otros lo definen como "trágico", pero todos coinciden en que deben buscar alternativas.

Como queda dicho, la posibilidad de compartir barcos es una de ellas. Es algo así como que varias personas se turnen para compartir coche o pagar juntas la gasolina cuando periódicamente tienen que dirigirse al mismo lugar. En el caso de los bateeiros alegan que "con el gasóleo a 94 ya no compensa atender un pedido de 300 bolsas de mejillón, ya que pierdes dinero en el viaje de ida y vuelta desde el puerto a la batea", por eso sugieren que si el concesionario de un parque de cultivo tiene que retirar esas 300 bolsas y el de la batea de al lado tiene otras tantas encargadas pueden hacer el viaje en el mismo barco, "para de este modo salir del paso y capear el temporal".

En muchos casos se hace ya, sobre todo entre socios de una misma cooperativa o asociación de productores, pero en el sector trabajan para realizar una petición formal a la Consellería do Medio Rural e do Mar. La idea es que la Administración regule y/o consienta esta práctica, es decir, que permita a un productor realizar su trabajo a bordo del barco de otro aunque no esté oficialmente enrolado en el mismo.

Es, en cierta medida, una forma de fomentar la solidaridad o el cooperativismo. Pero es, sobre todo, la única vía de escape que parece quedar a muchos bateeiros, "pues de lo contrario nuestro sector desaparecerá", vaticinan dirigentes del sector.

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca,...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El atentado

A partir de una idea común -la de que el atentado de Barcelona es otra muestra...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Respuesta al terrorismo

Condena general del brutal atentado de Barcelona. Y a la vez, inquietud por nuestra...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine