ÚLTIMA HORA
Tres muertos, dos de ellos guardias civiles, en un tiroteo en Teruel
Soluciones innovadoras para recuperar el patrimonio industrial

Silos abandonados que mutan en centros de vida

FARO muestra la sorprendente metamorfosis de cuatro viejas fábricas como La Panificadora en Shenzhen, Copenhague, Deventer y Barcelona

18.09.2016 | 21:34

El avance tecnológico, las dinámicas industriales y la reconversión han dejado ruinas de cemento en todo el mundo. Graneros y depósitos de hormigón como los icónicos silos de La Panificadora agonizan a la espera de su derrumbe definitivo o de una segunda oportunidad para volver a ser útiles. Shenzen, Copenhague, Deventer o Barcelona son algunas de las ciudades que han apostado por proyectos de rehabilitación para transformar antiguas factorías abandonadas en espectaculares vivendas, complejos culturales y artísticos o modernos centros de restauración capaces de revitalizar zonas industriales depauperadas. FARO reúne algunas de estas iniciativas que podrían servir de inspiración para recuperar la antigua fábrica de pan viguesa.

La Panificadora de Vigo continúa agonizando mientras un nuevo intento por frenar su decadencia ha devuelto la antigua fábrica de pan a los titulares. Por el momento, no hay más que un incipiente y todavía frágil acuerdo entre Concello y Zona Franca que muchos acogen con escepticismo ante el contexto electoral. Aun así, arquitectos, colectivos sociales y culturales y ciudadanos de a pie aplauden la recuperación de este tesoro del patrimonio industrial vigués.

Un recorrido por ciudades de todo el mundo arroja muchos ejemplos de rehabilitación de viejas factorías ubicadas en zonas industriales y portuarias que sorprenden por las originales propuestas arquitectónicas y los nuevos usos elegidos para su segunda vida: desde complejos culturales a centros de restauración pasando por apartamentos de lujo con impresionantes vistas.

Las entrañas de la Panificadora al descubierto // FARO

Revistas internacionales de arquitectura destacan estos proyectos que optan por conservar el carácter industrial de los edificios y combinan hormigón, madera y vidrio para conformar nuevos espacios que no renuncian al poso del pasado. Incluso los silos, la pieza más icónica de La Panificadora, pueden acoger nuevos usos que contribuyen a que zonas antes abandonadas se conviertan en lugares atractivos para vivir o disfrutar del tiempo libre.

"Los silos tienen su interés y pueden llegar a tener un uso. Ricardo Bofill interpretó un edificio de silos de hormigón como una obra de arte para diseñar su estudio y su vivienda. Hay muchos ejemplos de lo que una ruina puede aportar a un lugar y al uso de ese lugar. Lo importante es el contenido para determinar qué vale la pena conservar", destaca el arquitecto vigués Pablo Menéndez.

Este reportaje recoge cuatro rehabilitaciones industriales realizadas en Barcelona, Shenzhen, Copenhague y Deventer que han incluido la transformación de los viejos silos y que pueden inspirar a los responsables de la mutación de La Panificadora.

Y no son los únicos proyectos que han sabido sacar partido de los depósitos de hormigón. El arquitecto británico Thomas Heatherwick diseña una galería de arte en un antiguo almacén de grano de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, y estudiantes de la universidad sueca de Lund estudian cómo convertir un silo en desuso en crematorio.

El Ayuntamiento de Ámsterdam convocó hace unos años un concurso para reconvertir tres silos de tratamiento de aguas residuales y el proyecto del estudio NL dio mucho que hablar al enlazar dos de ellos con pasarelas y aprovechar su interior para habilitar talleres, salas de exposiciones, estudios de música, oficinas e incluso un rocódromo.

Edificiio de la Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Shenzhen. // FARO

Una sede para la Bienal de Arquitectura de Shenzhen


En solo tres décadas, la pequeña aldea de Shenzhen se ha convertido en una megalópolis de 15 millones de habitantes en la que se fabrican buena parte de los móviles que se utilizan en todo el planeta. La Silicon Valley de Asia, como ya se le conoce, alberga los cuarteles generales de gigantes electrónicos como Huawei y ZTE y también constituye uno de los puertos más grandes del mundo en tráfico de contenedores.

Este bestial crecimiento ha dejado en la ribera industrial "reliquias" como la fábrica de vidrio de Guandong, una de las factorías más grandes de la ciudad, cerrada en 2009. Cuatro años después, un equipo internacional liderado por el estudio chino O-Office la reconvirtió en una enorme instalación de casi 3.000 m2 para la exhibición y creación cultural durante la quinta Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Shenzhen.

Bajo el nombre de Fábrica de Valor, los arquitectos apenas intervinieron en sus grandiosos espacios para, según sus propias palabras, "no despertar al fantasma industrial dormido". El diseño aprovecha la monumentalidad de algunos volúmenes como la Sala de Máquinas, que recuerda la Sala de Turbinas de la Tate Modern de Londres, y en otras salas de menor dimensión se ubicaron salas de exposición y espacios para acoger seminarios, talleres y conferencias. Antes de encargarse de este proyecto, el estudio O-Office ya había rehabilitado un silo de una fábrica de cerverza.

Edifcio residencial de lujo en Copenhague. // FARO

Apartamentos de lujo junto al mar con vistas a Copenhague


La iniciativa privada está detrás de este proyecto firmado por el estudio MVRDV de Rotterdam para transformar dos viejos silos gemelos de hormigón en un residencial de lujo situado en la antigua zona industrial y portuaria de Copenhague, islas Brygge, y con vistas espectaculares a la ciudad.

Al contrario que otros proyectos de carácter público, su diseño es menos respetuoso con la fisonomía original, aunque la zona inferior queda liberada para mostrar los silos.

Ambos datan de 1960 y formaban parte de una planta de procesamiento de soja que cesó su actividad en los 90. Los arquitectos añadieron ocho plantas de apartamentos alrededor del perímetro y aprovecharon el espacio interior con toda su altura para diseñar un vestíbulo con techo de cristal en el que el hormigón de las paredes se fusiona con estructuras y escaleras en blanco generando un ambiente muy especial y futurista.

Cada una de las 84 viviendas, que se organizan en torno al silo de forma curvilínea, está dotada de un balcón privado. El estudio buscó respetar la privacidad de los inquilinos, pero incluyó grandes espacios abiertos alrededor de los edificios para que los ciudadanos puedan disfrutar de la zona.

La inversión total ascendió a 17,8 millones para construir viviendas y aparcamientos con una superficie total de 10.700 m2. El equipo holandés, que también firma el Edificio Mirador de Sanchinarro, en Madrid, recibió por este proyecto el Premio Ciudad de Copenhague al Mejor Edificio de 2005.

El complejo FoodDock de Holanda// FARO

De almacén de grano a bullicioso complejo de restauración


Los responsables de la rehabilitación del Silo de Zwarte, en la ciudad holandesa de Deventer, aplicaron el concepto gastronómico food truck al viejo almacén cerrado de hormigón para crear un animado centro de restauración trasparente que se ha convertido en un icono de la zona portuaria capaz de atraer gente y dotarla de vitalidad.

La obra, concluida hace menos de un año, fue un encargo de la fundación BOEi, especializada en recuperar el patrimonio industrial, al estudio Wenink Holtkamp.

Sus responsables apostaron por conservar el tono oscuro distintivo del silo, cuya capa exterior fue tratada con grava fina para evitar la humedad, así como el aspecto crudo y tosco de sus espacios interiores. Abrieron un una línea de 9 metros para que los usuarios disfruten del exterior y diseñaron ventanas y puertas con marcos de acero para preservar el carácter industrial.

Además de recuperar el silo, que fue construido en 1923 para depositar hasta 1.500 toneladas de grano, los arquitectos rehabilitaron otros dos volúmenes bajos que acogían un almacén de sal y las oficinas. Tras la reforma, contienen más puestos de comida y un bar, además de un espacio polivalente para eventos.

El complejo, bautizado como FoodDock, es un lugar para los vendedores ambulantes de comida dentro de una tendencia gastronómica que triunfa en Europa y que va unida a la sostenibilidad y la creatividad.

La Fábrica, cementera rehabilitada por Ricardo Bofill // FARO

La cementera de hormigón que inspiró a Bofill


Revistas de arquitectura de todo el mundo han acudido a Barcelona para fotografiar La Fábrica, una antigua cementera de principios del siglo XX que Ricardo Bofill decidió transformar en su estudio y vivienda privada cuando la descubrió en 1973. Desde entonces, el proyecto no ha dejado de evolucionar ni de asombrar a expertos y neófitos por su singular carácter.

Situada en una zona industrial de las afueras, en el municipio de Sant Just Desvern, la fábrica contaba con 30 silos entre los que Bofill selección un total de 8 por su estado de conservación. Y las ruinas acabaron por convertirse en un lugar mágico con techos de hasta 10 metros de altura que acoge su estudio –oficinas, laboratorio de maquetas, archivo, biblioteca...–; la vivienda privada; y un espacio al que arquitecto denomina La Catedral por su monumentalidad y que fue diseñado para albergar exposiciones, proyecciones, actividades culturales o reuniones de trabajo.

El complejo, que sigue vivo, consta de alrededor de 3.500 m2, incluidos los aparcamientos y los magníficos jardines con eucaliptos, palmeras, olivos o cipreses que han originado auténticos oasis en torno al hormigón primitivo.

El espíritu industrial y muchos elementos de la antigua fábrica fueron conservados para esta segunda vida, a la que el arquitecto dio forma combinando materiales de construcción como el hormigón con la noble madera, la cerámica y el vidrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

FARO IMPULSA

El evento se celebrará el próximo 14 de diciembre y contará con ponencias de mujeres líderes en el entorno digital y tecnológico.
¡Inscríbete!


 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine