Óscar: "No contaba con la mano, lo tenía asimilado"

Los servicios de Cirugía Plástica y Traumatología de Povisa reimplantan el brazo de un trabajador de las obras del AVE después de que una amasadora de hormigón se lo seccionase

07.04.2016 | 13:09
Recupera su mano tras un accidente laboral. // Ana Blasco
Óscar González recupera su brazo. // Ana Blasco

Óscar González Quintas ya da pequeños "toques" con los dedos de su mano derecha, solo catorce días después de que la diera por perdida. Las palas de una amasadora de hormigón en las obras del túnel del AVE en Cercedelo -en el municipio ourensano de Laza- le seccionaron el antebrazo el pasado 23 de marzo. Una adecuada primera asistencia en el centro de salud, la rapidez en el traslado al Hospital Povisa y la intervención de siete horas en el centro de referencia de cirugía de mano y miembro superior del sur de Galicia, evitaron algo que este joven diestro ya tenía asumido. "Ya no contaba con la mano, lo tenía asimilado", cuenta y recuerda la "alegría" que le invadió cuando se despertó de la operación y la vio.

Solo había otro operario en las obras cuando, el miércoles de Semana Santa, sobre las 13.50 horas, Óscar González sufrió el accidente. Las aspas de la máquina le habían amputado el antebrazo a la altura de la zona del reloj -el tercio distal-, solo sujeto por un nervio y un tendón. "Pensé que era un sueño porque no sentía dolor, en caliente, no sentía nada", recuerda este joven de 32 años y natural de Allariz. Ahora, admite que le da "Algo de repelús" ver las imágenes del corte. En aquel momento, la templanza de Óscar le permitió controlar la situación. Avisó al compañero, que se quedó "un poco pálido". Le pidió que llamara al 061, que le llevara al centro de salud de Laza y que le ayudara a hacerse un torniquete con un chaleco de obra.

Estaba en el ambulatorio en diez minutos, donde le inmovilizaron el brazo con una férula y se lo envolvieron, además de darle calmantes. "Lo hicieron muy bien, porque el peligro son las hemorragias y venía muy bien vendado; a veces llegan en unas condiciones que no pueden soportar una cirugía tan larga", alaba el cirujano plástico Enrique Moledo, que coordinó la operación de Óscar. Además de la primera asistencia, el otro factor fundamental para la viabilidad de un macroreimplante -por encima de la muñeca- es el tiempo, con un límite de 6 a 8 horas. En el caso de Óscar -al que trasladaron en helicóptero a Vigo-, pasaron poco más de dos horas desde el accidente hasta que entró en el quirófano.


Haz click para ampliar el gráfico

Allí le esperaba un equipo multidisciplinar de entre 8 y 10 profesionales. Se enfrentaban a un traumatismo sucio, con restos de hormigón, "donde hay que limpiar mucho antes". El traumatólogo de guardia, el doctor Rafael Otero, fijó los huesos seccionados -cúbito y radio-, para que, después, el Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructora uniera las arterias, las venas, los nervios, los tendones y la piel. Operaban los doctores Beatriz Postigo y Moledo. La "condición indispensable" es "que la conexión vascular funcione" para que la sangre vuelva a regar la extremidad amputada.

"Fue todo muy rápido, como un sueño", relata el joven, pero recuerda que, antes de empezar la operación le dijo al doctor Moledo: "Haz lo que puedas". Él llegaba con pocas esperanzas de recuperarla y en el traslado en el helicóptero ya bromeaba con la "mano de hierro" que le iban a poner, según cuenta su mujer, Rocío. Cuando se despertó sintió "una alegría de la leche". "A ver si con un poco de suerte y fuerza de voluntad tengo un poco de movimiento para coger una bolsa..."

"El riesgo inicial está superado", señala el jefe de Cirugía Plástica este último, tras explicar que los primeros quince días son el periodo crítico por riesgo de infección y para saber si "entra y sale" la sangre en la mano. Esperan darle el alta hoy o mañana "para que vaya a relajarse a casa". Por delante le espera una "larga" recuperación con rehabilitación, terapia ocupacional y alguna intervención secundaria para, por ejemplo, corregir tendones. Las secuelas son inevitables y el porcentaje de recuperación, "imprevisible", pero Óscar se siente "animado". Eso sí, quiere "descanso, desconectar". A su lado tiene a una psicóloga, su mujer Rocío, que ha tenido contacto con casos similares y que tiene plena confianza en la fortaleza de su marido.

El paciente quiso agradecer la atención y el trato recibido por los profesionales de Povisa y, en especial, al doctor Moledo, que "transmite mucha seguridad y confianza".

Povisa cuenta con un equipo multidisciplinar de seis cirujanos plásticos y traumatólogos para estas operaciones. Realizan alrededor del medio centenar al año, entre microreimplantes -sobre todo, de dedos- y macroreimplantes. Estos últimos, afortunadamente, son escaso. El doctor Moledo recuerda cuatro en los últimos veinte años. La dificultad principal es que la extremidad amputada y el paciente lleguen en buenas condiciones y en tiempo para hacerlas viables. Dos de los casos , no reunían estas condiciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

FARO IMPULSA

El evento se celebrará el próximo 14 de diciembre y contará con ponencias de mujeres líderes en el entorno digital y tecnológico.
¡Inscríbete!


 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine