El CHUVI detecta cada año un millar de pacientes nuevos con algún tipo de cáncer

El número de enfermos que atiende el gabinete psicológico de la AECC de Vigo se duplicó en dos años

09.12.2008 | 00:00

Como si de una epidemia se tratase, el cáncer afecta cada vez a un mayor número de personas. El Complejo Hospitalario Universitario de Vigo detecta cada año alrededor de mil pacientes nuevos con algún tumor maligno en su cuerpo. En 2007 fueron un total de 923 las primeras consultas que atendió el Servicio de Oncología del CHUVI. Hasta tal punto llega el alcance de esta enfermedad que un total de 4.833 personas recibieron tratamiento quimioterapéutico en el Hospital de Día que el Sergas tienen en Vigo.
Un factor muy importante para la persona que padece algún tipo de cáncer es la ayuda psicológica. Desde la delegación en Vigo de la Asociación Española Contra el Cáncer reclaman al Sergas que aumente este tipo de atención para que dé cobertura a todos los pacientes con tumores malignos. Esta demanda nace del desbordamiento de trabajo al que se ven sometidas las dos psicólogas que trabajan en la asociación. Atienden a personas de toda la provincia, y se desplazan a domicilios y hospitales en caso de que al paciente no le sea posible desplazarse, ya sea por su enfermedad o por cualquier otro motivo.
El año pasado, Begoña Amaro y su compañera de gabinete, trataron a 222 usuarios de la AECC, que se desglosan en 134 enfermos y 88 familiares. El incremento del número de pacientes es palpable, ya que desde 2005 esta cifra casi se duplicó. Así, en 2007 las psicólogas realizaron 1.451 sesiones, que se desglosan en 1.335 en la sede del colectivo, 25 en hospital y 91 en domicilio.
El número de familiares de enfermos de cáncer también se incrementó en los últimos años, pasando de 40 en 2005 a 88 el pasado año. Pese a que la memoria de este año todavía no está realizada, la presidenta de la asociación, Josefina Crespo, asegura que la demanda de atención psicológica continúa creciendo. "Este servicio que nosotros prestamos es una carencia seria en la seguridad social", considera Crespo, quien asegura que, pese a la enorme carga de trabajo, "nunca se le dice a nadie que no".
Ayudas económicas
Aparte de la ayuda psicológica para afrontar la enfermedad de una forma menos traumática tanto para los propios pacientes como para familiares, la Asociación Contra el Cáncer también proporciona recursos económicos para las personas que no puedan hacer frente a los gastos derivados de la patología. No existe una cantidad máxima ni mínima, sino que los responsables del colectivo deciden la cuantía a entregar al usuario en función de las necesidades y de los recursos de la asociación. En lo que va de año, se beneficiaron de esta ayuda un total de 22 personas, seis menos que en 2007.
En cuanto al tipo de cáncer más extendido entre la población viguesa, el de mama se lleva la palma entre las mujeres. El grupo "Mucho por vivir" aúna a 225 personas que padecen esta enfermedad. En cuanto a los hombres, una de las psicólogas de la AECC en Vigo, Begoña Amaro, indica que "no hay uno que sea mayoritario".
Trescientos socios sustentan económicamente a la asociación, que también se sirve del trabajo de 250 voluntarios para seguir adelante.

Todo un ejemplo de superación. Ana Paula nunca se rindió; el cáncer que padeció durante dos años no pudo con ella. Se considera una persona afortunada, ya que encontró un donante de médula compatible: su única hermana. "El proceso fue muy sencillo, la verdad es que tuve suerte de encontrar a alguien", relata esta viguesa, hoy totalmente recuperada. Ahora sólo debe acudir cada tres meses al Hospital Xeral para someterse a revisión médica.
"Mi enfermedad la llevé bien, dentro de lo que cabe, porque no quise indagar demasiado en ella. Siempre fui positiva, nunca pensé que me iba a morir, y mira, aquí estoy", dice sonriendo.
El peor "trago" durante los dos años que Paula luchó contra la leucemia fue después de haber recibido la quimioterapia. "Estaba aislada en el hospital y, en parte, se agradece porque necesitas tranquilidad, pero al llegar a casa... No paraba de llorar porque me sentía sola y tenían que ayudarme en todo", recuerda esta viguesa, hoy con 35 años y dos hijos. Ante esta situación, Paula decidió pedir ayuda psicológica en la Asociación Española Contra el Cáncer. "La quimio me dejó agotada, te quita las ganas de todo; yo no quería estar con nadie". Paula no fue la única persona de su familia que recibió atención psicológica. Su madre, afectada por el diagnóstico de su enfermedad, también acudió a la consulta de la AECC. "Ahora me encuentro bien y la psicóloga me dijo que me daba el alta; es un alivio, necesitas desahogarte, en casa, sola, te vienes abajo", agradece. El apoyo de la familia "es importante pero hablar con gente ajena te puede ayudar, como fue mi caso", relata esta viguesa.
Un simple desvanecimiento acabó convirtiéndose en un cáncer en la sangre. "Estaba conduciendo y me mareé. Yo lo achacaba a una anemia, pero no me fié y fui al médico a hacerme un chequeo", explica. Ocurrió el 7 de febrero de 2007 y Paula se quedó ingresada. Al día siguiente le comunicaron la causa de su mareo: tenía leucemia. El tratamiento comenzó en un mes y pudo someterse a un trasplante de médula. Hoy puede corretear con sus hijos y disfrutar de ellos.

 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Lo último Lo más leído

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine