Regreso a la vida después del coma

El despertar de David Pérez Alleres y Juan Carlos Pardín infunde esperanza a familiares de pacientes

 01:01  
David Pérez y Juan Carlos Padín pasean por el barrio de Camelias recordando su dura experiencia
David Pérez y Juan Carlos Padín pasean por el barrio de Camelias recordando su dura experiencia  C. C.

ANDREA MÉNDEZ El coma también se supera. Hay esperanza para las decenas de familias que se enfrentan a esta difícil situación y también para los pacientes, aunque los médicos advierten de que a medida que pasan las semanas las posibilidades de despertar se reducen. El jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Xeral-Cíes, Carlos Vara, y Marcial Rey, de la Unidad de Críticos del hospital Povisa,reconocen que el coma es una situación clínica a la que se enfrentan con frecuencia y que la atención en las primeras 72 horas es crucial para una buena recuperación.
Que el profesor Jesús Neira despertase del coma profundo después de dos meses hospitalizado infundió esperanza en muchas familias y reabrió el debate sobre las posibilidades de recuperación de estos enfermos. Menos conocidas pero el mismo mérito tienen las historias de dos vigueses que han superado el coma, Juan Carlos Padín, presidente de la Federación de Peñas Recreativas El Olivo, y David Pérez Alleres, ex árbitro de fútbol.
Dos vidas marcadas por la superación personal y dos formas distintas de afrontar un coma. Con la perspectiva que da el tiempo, ambos se sienten "privilegiados" por haber despertado y recuperado a sus seres queridos. El deporte es el nexo de unión de estas dos historias, y las ganas de seguir adelante y vivir, el rasgo que define su carácter.
El colegiado David Pérez Alleres sufrió en 2004 un infarto de miocardio cuando arbitraba el partido de Segunda B entre la Ponferradina y el Sestao. Tras un mes en coma en un hospital de León, empezó a dar muestras de recuperación aunque sin responder a estímulos ni reconocer a su mujer ni a su mejor amigo.
"Los médicos apostaron por someterme a un estímulo extremo para hacerme reaccionar. Así que llevaron a mi hijo al hospital y cuando lo vi le llamé por el nombre. Ahí empezó mi recuperación y fue el primer paso para reactivar mi memoria", relata.
Cuatro años después, "me falla la memoria reciente y, aunque al principio tomaba notas para orientarme, la terapeuta me obligó a forzar la mente y así he ido mejorando". Admite que no relaciona bien los tiempos y tiene problemas para ubicar los sucesos en un año concreto. A la pregunta sobre cuántos años tiene, responde: "¿En qué año estamos?", y así es capaz de calcular que cuenta 35 primaveras.
Son trucos de veterano. David no puede quedar sólo en casa - "se me olvida apagar el gas, las luces o cerrar los grifos"-, pero para quedar y hacer la foto del reportaje insiste en que tiene poco tiempo porque su hijo sale del colegio en el Calvario y tiene que estar allí a las 17.20 horas.
Con él está recuperando la ilusión por el fútbol tras años sin pisar un campo: "Me daba envidia. Me llevaban los amigos, pero era muy duro y lo dejé. Ahora mi hijo empieza a jugar y los partidos me vuelven a hacer ilusión".
No recuerda nada de su mes en coma. Las nociones que tiene de esas semanas le llegaron por el relato de su familia. El accidente queda ahora como algo lejano. Tiene secuelas en la memoria reciente y ve limitado su ejercicio físico. "No puedo pasar de 140 pulsaciones", lamenta.
Sorprendente
Expeluznante la experiencia de Juan Carlos Padín. Superó nueve infartos pero no baja el ritmo e incluso tiene problemas de agenda para atender todos sus compromisos. Cree que sigue vivo "un poco por suerte, porque mi mujer y mi hija trabajan en un centro sanitario y recibí pronto los primeros auxilios".
Durante quince días lo daban casi por muerto en Povisa, pero sus ganas de seguir adelante le otorgaron fuerzas para recuperar varios infartos más y una operación de vesícula en apenas unos días. "Vi la muerte muy de cerca, mi entierro e incluso a tres de las personas que portaban mi ataúd. Es difícil de creer pero lo viví tan real como ahora mismo puedo pellizcarme".
Juan Carlos cuenta su caso consciente de que puede sorprender, pero "seguro" de lo que experimentó durante el coma. Hombre creyente, recuerda que llegó a ver a la Virgen de Lourdes y que "estuve claramente en el cielo, donde una voz me dijo que tenía que volver que todavía no era mi hora".
Algún tiempo después, que evidentemente no es capaz de precisar, el presidente de "El Olivo" aún recuerda verse "en una nave y justo en el momento en que iba a estrellarse desperté" y comenzó así su recuperación.
Con 70 años y cuerda para rato, agradece la atención del equipo médico que lo atendió y anima a las familias con pacientes en coma porque "nada es imposible". Lo asegura alguien con un corazón más fuerte que la media y un organismo que ha retado a la ciencia. Las ganas de vivir, su receta para recuperarse.

Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya