LALIGA

Ramón Gimeno Lahoz, Magistrado en Santander: "Las víctimas del acoso laboral aún están desprotegidas"

 
Ramón Gimeno Lahoz, ayer antes de la ponencia. / ricardo grobas
Ramón Gimeno Lahoz, ayer antes de la ponencia. / ricardo grobas 

El juez critica que no haya una interpretación única de este delito

AMAIA MAULEÓN / VIGO Presión laboral tendenciosa. ¿Por qué es preferible esta definición al mobbing o acoso laboral?
- Este término lo desarrollé en la tesis que comencé en el año 2001, la primera desde la óptica jurídica que se realizó en España sobre el tema. Es una definición que no usa términos con connotaciones negativas y fácil de entender y recordar. Lo importante es que sea un concepto jurídico uniformado: el gran error ha sido no seguir esta línea, lo que ha provocado que las víctimas queden desprotegidas. Sin este concepto único, el problema se queda más en el pataleo que en la verdadera protección.
- Desde el punto de vista jurídico, ¿en qué momento se encuentra el acoso laboral?
- Nos hemos estancado y la protección a las víctimas es insuficiente. Esperamos a ver lo que se hace en Europa y en España, mientras, no se actúa.
- Desde que comenzó a hablarse del mobbing, en 2001, ¿ha aumentado mucho el número de casos que llegan a los tribunales?
-En 2002 hubo una subida importante, pero luego comenzaron los casos de falso mobbing, lo que generó recelos. Ahora estamos a la baja, precisamente por esa banalización.
- ¿Quiénes son los culpables de que se haya producido esa banalización del mobbing?
-Hoy el mobbing se usa para todo porque algunos autores formularon definiciones demasiado amplias. Esto provoca que cada uno tenga una interpretación del problema y genera dudas. Por ejemplo, el mobbing inmobiliario yo no lo considero mobbing; es otra cosa, y una confrontación dentro de la empresa tampoco lo es, aunque algunos conceptos sí que lo incluyan. Parte de la culpa la tienen los legisladores, que optaron por legislar sólo algunas situaciones y otras quedaron fuera. El resultado es que se produce una desprotección de las verdaderas víctimas del mobbing.
- Uno de los problemas para llevar el acoso laboral a los tribunales son las pruebas.
-Yo no estoy en absoluto de acuerdo con ello. El mobbing es relativamente sencillo de probar porque hay una serie de indicios que se van acumulando: la presión es sucesiva y tiene una finalidad.
- Los testigos son los propios compañeros y puede suceder que guarden silencio.
-En ocasiones los compañeros participan pasivamente en el acoso y se niegan a asistir al juicio por represalias. Pero hay otras pruebas útiles como las grabaciones, detectives privados o inspectores de trabajo. Lo importante es que la víctima elija un abogado especializado, no uno generalista. Los jueces notamos mucho si es así porque un letrado preparado realiza un buen filtro; sabe distinguir el verdadero acoso de un enfrentamiento puntual y presentar bien el caso.

  HEMEROTECA
Caja Negra        O Bichero         Floreano
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad 2009