tenor peruano

Juan Diego Flórez pidió la mano de su novia, de rodillas, en Central Park

02.12.2008 | 20:16

El tenor peruano Juan Diego Flórez, considerado una de las grandes voces de la ópera actual, pidió de rodillas la mano de su esposa, la modelo australiana de origen alemán Julia Trappe, en el Central Park de Nueva York.

"Nos subimos a un coche de caballos en Central Park y, a medianoche, Juan Diego se arrodilló, tomó un diamante de una cajita y me preguntó si quería casarme con él", relata la novia, de 28 años, en una entrevista que publica la revista alemana "Bunte" en su edición de esta semana.

Flórez y Trappe contrajeron matrimonio el pasado mes de abril en una gran ceremonia oficiada en la Catedral de Lima, a la que asistieron las más altas autoridades de Peruanas y unos ochocientos invitados.

La boda atrajo la atención de todo el país al tratarse de uno de artistas peruanos más reconocidos a nivel mundial.

Un año antes, el tenor y su novia sellaron en secreto su amor en un matrimonio civil en Viena tras cuatro de convivencia.

"Le dije que sí entre lágrimas", explica la modelo, que ahora ha adoptado el apellido de su marido.

En la entrevista, la pareja recuerda el momento en que se conocieron, en 2003, al término de una de las representaciones del tenor en la Staatsoper de Viena.

"Sólo había entradas de pie por 2 euros, pero yo quería ir a toda costa", comenta ella.

Encantado con la visita "sorpresa" de Julia a su camerino tras la función, él admite que su enamoramiento "fue un flechazo".

"Allí estaba sentada una preciosa mujer que no hablaba español, sino peruano", bromea el tenor, de 34 años, quien mostró su curiosidad por conocer la procedencia de la joven, para lo cual, corrió tras ella y le preguntó "si quería ir a cenar".

La pareja, que apenas ha gozado de luna de miel debido a los compromisos profesionales del tenor, está ya disfrutando de la vida de casados en su casa de Pesaro, en la costa adriática italiana.

Enlaces recomendados: Premios Cine