Rosa Villacastín

Telma Ortiz pone el dedo en la llaga

 18:57  

Nunca como ahora el tema sobre el derecho a la intimidad había suscitado tanta controversia, no sólo en él ámbito mediático, también en el jurídico y entre la opinión pública. Prueba de ello es la polvareda que se ha levantado después de que Telma Ortiz y su compañero sentimental y padre de su única hija Enrique Martín, presentasen ante un Juzgado de Toledo, una petición de protección a su intimidad, y un mayor ejercicio de responsabilidad por parte de periodistas y empresarios.

OTR/PRESS No sé si Telma ha calibrado la repercusión que esta petición iba a tener en los medios de comunicación, imagino que sí, ya que tanto su padre, como la esposa de este y su propia hermana la Princesa de Asturias, son periodistas. Pero quizá está tan agobiada, tan harta de que su vida se vea reflejada en programas de televisión y revistas, que no le ha importando protagonizar una polémica a la que sinceramente no veo una solución ni a corto ni largo plazo. Una polémica que a quién perjudica es a su hermana Leticia.

Dicho esto, es importante explicar por qué conceptos como el derecho a la intimidad y el derecho a la información, chocan con tanta frecuencia. Sencillamente porque cualquier periodista sabe que la línea que los separa es tan sumamente frágil, invisible, que con frecuencia todos tendemos a saltárnosla. No por el placer de hacer daño, sino porque frente a la intimidad que reclaman los personajes públicos, está el interés de la gente que desea conocer detalles íntimos de la vida de determinados personajes.

Ya sé que ni Telma Ortiz ni Enrique Martín, han buscado la fama que tienen, y que les viene dada por ser la hermana de la Princesa de Asturias, futura Reina de España. Lo sé yo, lo sabemos todos. También que el interés desmedido que despierta esta familia entre los periodistas, fue detonante en parte de la muerte de Erika, su otra hermana. Pero me temo que ni siquiera utilizando un argumento de tanto peso, pararan las persecuciones en busca de las fotos de Telma con su hija, con su hermana, o con su compañero. ¿Por qué? Porque por más injusto que parezca, y sin duda lo es, el mercado manda. Y el mercado nos dice que todo lo que de una u otra manera este relacionado con la Familia Real, vende, interesa, se compra.

Claro que ha habido sentencias que impiden que la prensa publique fotos de, por ejemplo, Carolina de Mónaco, cuando va de compras, porque consideran que este es un acto privado. También otras en las que se argumenta que todo lo relacionado con Carolina y su familia es "trascendente".

No pretendo comparar a Carolina con Telma, ni a Telma con Cayetano Martínez de Irujo, pero sí que este es un problema que afecta a mucha gente y que no parece tener fácil solución. De manera que lo que yo le diría a Telma, es que se relaje, que sonría, y que disfrute de su maternidad. No debe ser tan difícil. El mejor ejemplo, lo tiene en su propia casa, con sus abuelos y su madre. Ellos si que han sabido adaptarse a las nuevas circunstancias. Enhorabuena.

Más pasatiempos

CrucigramaCrucigrama y Sudoku online

Disfruta de los mejores crucigramas online desde móvil y ordenador.

Sopa de letras

Pon a prueba tu habilidad mental y visual y busca las palabras mezcladas en el casillero

Sudoku

Rellena el tablero utilizando los números del 1 al 9, sin que se repita ningún número en ninguna línea, columna o bloque

 

Enlaces recomendados: Premios Cine