15 de noviembre de 2016

El habitual acto de mamá o papá para saltarse una clase

La familia arropó a los conselleiros en el Pazo de Raxoi

15.11.2016 | 02:08
Beatriz Mato, con su marido, hijos y padres, y Feijóo. //X. A.

Hace cuatro años, Alonso ni siquiera atisbaba alguna pelusilla en su cara. Era lunes 3 de diciembre y esa mañana había cambiado las clases por un trayecto a Santiago para escuchar discursos durante 45 minutos y a su madre tomar posesión de su puesto como conselleira. Este chaval repitió ayer ceremonia, pero con su hermano y superando ya en altura a su madre, Beatriz Mato. De nuevo, el esposo de esta, sus hijos y sus padres acompañaron a una de las tres supervivientes desde 2009 en la Xunta de Feijóo -que también bromeó sobre la falta de asistencia a clase de los hijos de su equipo y pidió a Román Rodríguez justificar la misma-, estampa que resumió el ambiente familiar del acto celebrado en el pazo de Raxoi. Alfonso Rueda incluso recuperó una anécdota para evidenciar cómo pasa el tiempo: siete años desde aquella victoria con que tumbaron al bipartito. Y, mientras, la vida siguió avanzando, con meses duros para gran parte de la población debido a la crisis mientras algunos sumaban canas y los más jóvenes se adentraban en la pubertad. Incluso otros, como Feijóo o algún periodista, decidían probar la paternidad. "Ahora mis hijas ya no me acompañan a los mítines", sonrió el vicepresidente como ya había reconocido en el último congreso del PP en que abandonó la Secretaría Xeral para centrarse en su baronía pontevedresa. Su esposa sonreía mientras tanto.

Al igual que hace cuatro ejercicios, los familiares compartieron con la prensa el escueto espacio para invitados en Raxoi, un histórico edificio frente a la catedral de Santiago sede oficial compartida de concello y Xunta. Los hijos de Rosa Quintana, Francico Conde o Rey Varela acapararon la atención posterior al acto en que solo prometió el puesto Valeriano Martínez: el resto juró. El aire familiar provocó el colapso de los pasillos aledaños de cargos intermedios y personal de confianza que acompañaba a sus jefes. Las autoridades tuvieron un hueco aparte y en ellas destacó el alcalde compostelano, Martiño Noriega, que mantuvo el respeto institucional antes de marcharse cuando el rompan filas dejó paso a los achuchones.

El ambiente familiar contrastó con la puesta en escena de 2009 con una ristra de Citröen en el Obradoiro con que la debutante Xunta de Feijóo quería diferenciarse del "despilfarro" del bipartito. Probablemente, Alonso ya no se acuerde de aquello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alta cocina del bocata

En el Bocazas encontré una delicia bocatera

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Las visitas

El balance de Pemex no suscita entusiasmo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Comercio

Amazon ha dado el paso que faltaba para entrar en el siglo XXI

 
 

PEDRO DE SILVA

Trump, opción B

Trump es la expresión caótica de un engendro reaccionario

 
 

ANTONIO PRESAS

Obxectivo: conservar os 20.000 habitantes

O concello de Lalín nestes últimos anos vive unha situación de...

 
 

MANUEL ÁNGEL REY CHAO*

Vender humo

Vetronio Turino, en la época del emperador Alejando Severo, estafaba en Roma a los incautos...

 
 

Galicia

Feijóo contradice a Rueda y descarta subidas salariales para los diputados

Feijóo contradice a Rueda y descarta subidas salariales para los diputados

"Por lo que yo sé, este tema no está encima de la mesa", aseguró hoy tras el consello de la Xunta

La Xunta acabará en 2020 las obras para sanear las rías y habrá un plan contra el cambio climático

La conselleira de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, Beatriz Mato, garantiza que "toda la...

Las ANPAs: ´PISA perpetúa las desigualdades de origen´

Las ANPAs: ´PISA perpetúa las desigualdades de origen´

Las asociaciones de padres reivindican que las familias "compensan los efectos de los recortes"

El carbón dispara las emisiones de los grandes contaminantes

El carbón dispara las emisiones de los grandes contaminantes

Los gases de efecto invernadero de fábricas e industria eléctrica crecen un 11 por ciento

Particulares y mutuas deben al Sergas casi 50 millones

Particulares y mutuas deben al Sergas casi 50 millones

Unos 14,5 millones son por accidentes laborales y otros 11 millones por siniestros de tráfico

 
Enlaces recomendados: Premios Cine