Agentes bajo el síndrome post-Angrois

"Sacamos con vida a una niña de 11 años; en la UCI, al día siguiente, rompimos a llorar", reconocen policías - Un sindicato critica que no se sustituya al psicólogo en vacaciones

08.08.2013 | 10:00
Los agentes más afectados psicológicamente son quienes entraron a los vagones del Alvia. // X. Álvarez
Los agentes más afectados psicológicamente son quienes entraron a los vagones del Alvia. // X. Álvarez

"¿Habré hecho lo correcto?". Agentes de emergencias que actuaron minutos después de la catástrofe de Angrois no pueden despegarse del recuerdo de esa aciaga noche. Les persigue. "Alguno ha estado llorando en esta misma mesa", comenta un agente de la Policía Nacional. "No puedes olvidarlo; sacamos a unos veinte muertos", resume. Otros afirman que "hay muchas noches en vela y dando vueltas". El rescate, los olores metálicos, el incendio o una amenaza de explosión han calado hondo. Los médicos advierten de que habrá más casos de estrés postraumático entre quienes salvaron vidas.

"Los días posteriores al accidente percibía cualquier cosa como agresiva. Pero era yo que estaba híper sensible", reconoce un agente de la Policía que llegó a la curva de Angrois en los primeros minutos de la catástrofe y que prefiere no dar su nombre. "No sé si fue el trabajo físico o la tensión, pero después estábamos destrozados y en estado de nerviosismo permanente. Yo necesitaba hablarlo con mi pareja, con mis compañeros, mi familia y mis amigos... Claro que lo recuerdas; no puedes despegar esas imágenes de la mente", insiste.

Él y su compañero entraron a un vagón que quedó "en forma de V" sobre el talud. Ambos agentes, adscritos a la Brigada Local de Seguridad Ciudadana -servicio de radiopatrullas, que popularmente se conoce como "zetas"- aseguran que llegaron rápidamente. "No sé a cuántas personas sacamos... Eran cadáveres. Veinte... No sé. Pudimos haber sacado con vida en total a diez u once en ese vagón. Esos vagones fueron los más dañados estructuralmente: todo se fue hacia adelante y tenías que ir quitando asientos y hierros, como de una montaña. Afortunadamente, los últimos que salieron de allí, dos chicas y un chico, lo hicieron con vida", rememora.

"A la primera persona a la que rescatamos, fue una niña de 11 años". Se quedó entre los vagones. Y ambos agentes encontraron una pequeña felicidad cuando, de forma casi secreta, visitaron la UCI pediátrica, al día siguiente y vieron a la pequeña con vida. "Cuando la vimos rompimos a llorar", reconoce aún emocionado uno de ellos. Luego, supieron que viajaba con su hermano de 8 años y sus tíos en el tren, hijos de un matrimonio de madrileños que viven en EE UU. "Ella salió disparada del tren, mientras el hermano lo hizo por su propio pie", relata.

De todos modos, este agente que elige el anonimato asegura: "No sabría decir si tengo o no estrés postraumático. Lo recuerdas, evidentemente. A veces hablas y recuerdas más... Pero habrá compañeros que necesiten más ayuda que yo; algunos aún no pueden dormir", explica. "Nadie me dijo que tenía derecho a un psicólogo ni yo lo vi; tampoco creo que lo necesite", agrega.

El apoyo que están recibiendo los profesionales que acudieron en auxilio de las víctimas de la curva de Angrois está siendo cuestionada por algunos agentes, que han pedido el respaldo de los sindicatos. Así ayer la Confederación Española de Policía (CEP) denunciaba ayer que "mientras hay agentes que empiezan a mostrar los primeros síntomas post-traumáticos, el psicólogo de la Jefatura Superior de Policía de Galicia se va de vacaciones". Desde este sindicato, lamentan que sus superiores dejen "desatendidos a los funcionarios que, de manera tan honrosa y altruista intervinieron en el accidente ferroviario de Santiago", aseguraron ayer desde la Secretaría Regional del sindicato de policía CEP Galicia. El responsable, Santiago Rey, asegura que deberían de haber sustituido al profesional ante las posibles demandas de atención psicológica.

Uno de los agentes que intervino esa noche coincide: "Creo que deberían de haber enviado a un psicólogo a quien estuvo en el lugar, sin preguntar si lo necesitaban. No que se ofrezca sin más, y que sea el afectado quien tenga que dar el paso". Este agente cuenta su caso. Tal fue el shock a su llegada a Angrois que horas más tarde no recordaba haber pasado ante el vagón del Alvia que saltó encima de la vía del tren, hasta el campo de la fiesta. "Se borró totalmente de mi memoria del impacto que me causó. Perdí la noción de espacio-tiempo. Bajé a las vías y ya estaba un vagón ardiendo. Pensé que lo peor estaba abajo. Y fui a las vías", prosigue. "No valoramos debidamente nuestra seguridad porque creímos que si no actuábamos rápido, todo iba a ir a peor...", concluye.

El Sergas ha habilitado un protocolo de actuación para atender a familiares, víctimas, vecinos de Angrois o afectados por la tragedia. Se trata de un programa de cita y atención prioritaria pero al que se accede a través de Atención Primaria. A través del médico de familia, los vecinos o agentes que demanden atención, serán derivados a la Unidad de Psiquiatría que se requiera. Aquellos casos en los que los médicos de familia consideren que el paciente lo necesite.

"Vamos a dar prioridad a las personas implicadas en el accidente que necesiten ayuda. Así que les recomendamos que se dirijan a su médico de Atención Primaria, que si lo estima necesario, los deriva a las unidades de Salud Mental de zona", explica un psicólogo del hospital Clínico de Santiago; el centro que está potencialmente más afectado por este tipo de demanda.

"Aunque es más fácil pensar que una persona que viajaba en el tren tiene más probabilidades de sufrir ansiedad, las personas implicadas en la ayuda también pueden sufrir estrés postraumático", explica el médico.

¿Cómo es la atención especializada? Uno de los psicólogos implicados explica que la ayuda incluye tratamiento a nivel farmacológico y a nivel psicoterapéutico. "Hay que mejorar la calidad del sueño y rebajar el nivel de ansiedad debido a esa experiencia traumática. El objetivo del tratamiento es lograr un mayor distanciamento, rebajar el dolor ante lo vivido, ya que es imposible borrar los recuerdos", aseguran. La psicoterapia busca asentar en la mente los recuerdos.

Con respecto a los potencialmente afectados, psicólogos aseguran: "Los más afectados potencialmente podrían ser los que entraron en el tren e intervinieron sacando los hierros, a las víctimas, o a los muertos. Pero hasta los propios psicólogos que atienden, o los médicos, pueden resultar dañados psicológicamente", aseguran.

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine