El coste de la deuda de la Xunta se dispara a 1.100 millones, el doble que antes de la crisis

Los vencimientos suman 813 millones de euros - El nuevo endeudamiento será de 641,7 millones - Emisiones y préstamos suponen más de un euro de cada nueve en los ingresos

 07:34  
 NOTICIAS RELACIONADAS

JULIO PÉREZ - VIGO Pese a las férreas limitaciones impuestas por la disciplina presupuestaria que se dicta desde Moncloa, tanto las arcas estatales como el bolsillo de las autonomías se agarran al endeudamiento como una alternativa irremediable a la estrepitosa caída de los ingresos corrientes por culpa de la crisis. Algo más de uno de cada nueve euros que manejará la Xunta en 2013 procede precisamente de ahí. De emisiones de obligaciones y préstamos, que, junto con la contención del gasto, arropan un presupuesto total de 9.137 millones de euros. Pero la deuda hay que mantenerla. Y afrontarla cuando llegan los vencimientos. Una partida que en el caso de las cuentas gallegas se dispara este año por encima de los 1.100 millones de euros, el doble que antes de la crisis -en 2012 fueron 830,6 millones, un 33% menos, y en los años anteriores las cargas oscilaban entre los 400 y los 600 millones- y todo un récord en el que tienen mucho que ver tanto la acumulación de amortizaciones pendientes como el constante incremento en los tipos de interés que los inversores y entidades financieras reclaman al sector público desde el comienzo del parón económico. Eso que se bautiza como tormenta de los mercados.

Al cierre del tercer trimestre del pasado 2012, el nivel de endeudamiento de la Xunta ascendía a 7.622 millones de euros, el 13,3% del Producto Interior Bruto (PIB) autonómico. La de las empresas públicas suma otros 232 millones de euros, equivalentes al 0,4% del PIB. Son los últimos datos oficiales, del Banco de España, aunque según las estimaciones de la propia Consellería de Facenda, el año habría acabado con un porcentaje del 14,1%, una deuda de 8.063,7 millones de euros.

Y a más financiación externa, más recargos hay que abonar. Lo que unido a las endurecidas condiciones impuestas por los prestamistas, en línea con la presión sobre la prima de riesgo a la que está sometida la deuda pública en general en España, supone casi 291 millones de euros de las cuentas de este año del Gobierno autonómico que se van a intereses. La memoria de gastos reserva 6,382 millones para la tramitación de nuevas emisiones de deuda, modificaciones y cancelaciones. El resto, 813,5 millones, están destinados a los vencimientos que tocan en 2013.

Una parte es de emisiones de bonos y obligaciones todavía en circulación. Concretamente, hay 41,8 millones de euros que caducan en junio y por los que la Xunta desembolsa un tipo del 5%. En julio llega el turno de 200 millones que se lanzaron en 2003, a un interés del 3,8%. Y en noviembre figuran dos vencimientos, de 200 y 25 millones de euros, con tasas del 2,87% y el 6,72%, respectivamente.

En cualquiera de las amortizaciones, como es habitual, la intención de Facenda pasa por la renovación. La deuda, por lo tanto, se mantiene. Así que entre la que se queda y la que entrará, los ingresos reflejados por esta vía superan los 1.400 millones de euros, algo más de un euro por cada nueve que maneja la Xunta en el presupuesto y un 15,5% del total de fondos con los que cuenta.

Al margen de las refinanciaciones, la deuda nueva responde a los acuerdos del Consejo de Política Fiscal para atar en corto el problema del déficit. Son 641,7 millones. Por un lado, los 495,7 millones de euros de endeudamiento puro y duro -la mitad que en 2012- y, por otro, los alrededor de 200 millones procedentes de las polémicas liquidaciones negativas de la financiación autonómica de 2008 y 2009. La diferencia que las comunidades recibieron por encima de lo que luego se ingresó a través de los impuestos y que tienen que devolver. El Gobierno les deja pedir prestadas esas cuantías, que computan como deuda pública, pero no como déficit.

La relevancia de la financiación ajena en la caja autonómica es, por lo tanto, más que evidente. La cuarta principal fuente de alimentación, ese 15,4%, por detrás de las transferencias corrientes del Estado, que aportan en 2013 unos 2.131 millones de euros, el 23,3% del conjunto de ingresos; el IRPF, con 1.765 millones, un 19,3%; y el IVA, de donde salen un 18,1% de los recursos, algo más de 1.655 millones de euros.

El endeudamiento tiene mayor peso, incluso, que los impuestos Especiales, que inyectan 883 millones de euros. Un 9,6%. Dentro de todas las tasas que se engloban bajo este paraguas, el gravamen que se aplica a los combustibles es especialmente relevante. De él vienen 456,4 millones de euros, sin contar los 29 millones más que Galicia recauda por su tramo autonómico, el llamado céntimo sanitario.

El encarecimiento de gasolinas y gasóleo el pasado año ayuda a engordar estos ingresos. Lo mismo que ocurre con el del tabaco, con 226 millones de euros, o el de la electricidad, que alcanza los 115,3 millones. El impuesto que se carga a los bingos, sobre la contaminación atmosférica y tanto el canon hidráulico como el eólico integran las tasas propias de la Xunta, con un total de 42,2 millones de euros. Los presupuestos recogen 5,13 millones de euros que se esperan recaudar por los intereses generados por las cuentas y depósitos de la Administración gallega en los bancos y 1,65 millones en dividendos y participaciones empresariales. La desinversión en terrenos ronda los 433.000 euros.

Con la estrategia marcada, Facenda calcula que el endeudamiento a final de 2013 llegue a 8.675,8 millones. El 14,9% del PIB.

 

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Héitor Mera a la velocidad de Superlópez

El concejal Héitor Mera pareció Superlópez. A una velocidad que no es de este planeta varió su propuesta para dedicar una plaza a Irmandades da...

 
 

RAFAEL L. TORRE

El monumento de Cabanelas

Cuando las relaciones entre el Sergas y el Ayuntamiento no eran tan cordiales como ahora, sino más bien distantes, desde aquí mismo se sugirió por...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La ruina

A partir de la idea -que no todos tienen por probable- de que los cálculos sindicales de Unións Agrarias sean correctos, y que en efecto dos mil...

 
 

ANXEL VENCE

Nos van a ajustar las cuentas

Rajoy se ha comprometido con la UE a meter aún más la tijera en el gasto, si las circunstancias lo aconsejan (y si sigue al frente del chiringuito...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La arrogancia de Iglesias

El poderoso frente anti-Podemos cree haber encontrado un punto débil en la estructura del emergente partido morado: su líder máximo Pablo Iglesias...

 
 

PEDRO DE SILVA

Toda una lección para Europa

Hay un hecho diferencial en la política española, respecto a la de casi todos los demás países de Europa, y es el de que, a pesar de la crisis, no...

 
 






Enlaces recomendados: Premios Cine