17 de mayo de 2018
17.05.2018
El laberinto catalán

Bélgica se escuda en "defectos de forma" para denegar la entrega de tres fugados

El Supremo se queja de "falta de compromiso" - El PSOE quiere cambiar el delito de rebelión - Cs pide que se revoque el voto por delegación de Comín

17.05.2018 | 04:55
De izq. a dcha., Serret, Comín y Puig, en Bruselas, atendiendo a los periodistas tras el fallo. // Reuters

La justicia belga alegó ayer "defectos de forma" para denegar la entrega a España de los exconsejeros catalanes Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, que huyeron a Bruselas en octubre de 2017. En concreto, el juez belga detecta una falta de "equivalencia" entre la euroorden librada por el magistrado del Supremo Pablo Llarena el pasado 24 de marzo y la orden de detención nacional, que sigue siendo la que dictó en noviembre de 2017 la jueza Lamela de la Audiencia Nacional, asociada a una euroorden que el instructor del caso decidió retirar el 5 de diciembre.

Contra esta resolución no cabe recurso alguno, informó la Fiscalía belga, si bien las defensas de Puig, Comín y Serret dan por seguro que Llarena presentará una nueva euroorden. Aunque no oficialmente, el Supremo reaccionó al duro revés reprochando a la justicia belga su falta de "compromiso" en la prestación de colaboración judicial.

El fallo del juez belga de la Cámara del Consejo (primera instancia) abre la posibilidad de que los procesos de extradición de Carles Puigdemont, en libertad condicional en Alemania, y Clara Ponsatí, en Escocia, puedan decaer en virtud de la misma falta de "equivalencia" entre la euroorden de marzo (que afecta por igual a los cinco) y la orden de detención nacional de Lamela.

Sin embargo, la decisión tendrá consecuencias políticas para Comín, el único de los tres que mantiene el acta de diputado en el Parlament. Y es que tras el levantamiento de las medidas cautelares en Bélgica, nada impide al diputado de ERC personarse en el Parlament para votar. Nada, salvo que sería arrestado en virtud de la orden de detención nacional. Cs y el PPC pidieron ayer a la Mesa del Parlament que revoque su privilegio de votar por delegación.

Si la Mesa se lo mantiene, podría abrir una nueva disputa con el Tribunal Constitucional (TC), que ha admitido a trámite recursos de Cs y el PPC demandando la retirada del voto delegado de Comín y Puigdemont, aunque no ha accedido por ahora a suspenderlos cautelarmente. Si el TC decide que los dos políticos independentistas no pueden votar por delegación, ambos tendrían que renunciar al acta para que la suma de diputados de JxC y ERC no quedara un escaño por debajo de los 65 que reúnen el resto de los grupos, lo que les obligaría a depender de los cuatro de la CUP en cualquier votación.

Después del revés judicial en Bélgica, Pedro Sánchez propuso "actualizar" el delito de rebelión en el Código Penal -tipificado en 1995 y vinculado a golpes militares, explicó- para que pueda ser aplicado a los "responsables políticos que utilizan su posición para subvertir el orden constitucional". Además, el líder del PSOE, no descartó intervenir TV3 y los Mossos d'Esquadra si se ha de activar otra vez el artículo 155.

En una entrevista en "Los Desayunos de TVE", Sánchez presentó como una "oportunidad" la investidura de Quim Torra, en el sentido de que permitirá que muchos, tanto en Cataluña, como en el resto de España y en el extranjero conozcan el verdadero rostro "xenófobo y supremacista" que esconde el movimiento independentista

En lo institucional, Joaquim Torra tomará posesión hoy como president, después de que el BOE y el Diario Oficial de la Generalitat publicaran ayer su nombramiento firmado por el Rey y el presidente del Gobierno. El acto será "sobrio", con pocos invitados, y su formato aún se estaba negociando ayer con el Gobierno. Torra, como ya hizo Puigdemont, no acatará el Estatuto catalán ni la Constitución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine