Un marroquí ataca con un cuchillo a policías en Melilla al grito de "Alá es grande"

Interior descarta el móvil terrorista en la agresión en el paso fronterizo de Beni-Enzar

26.07.2017 | 02:15
Secuencia de la actuación policial contra el marroquí que amenazó a los agentes en Melilla. // Reuters

Un hombre armado con un cuchillo irrumpió ayer en el puesto fronterizo de Beni-Enzar en Melilla, amenazando a los agentes de policía destacados en la frontera. El atacante, un marroquí de 29 años, ya había protagonizado un altercado con los agentes que custodian el paso, aunque en esa ocasión no iba armado.

El asaltante se acercó al control policial a las 7:35 de la mañana "en principio de forma normal" según la Delegación del Gobierno. Una vez ahí, sacó un cuchillo de grandes dimensiones y se encaró a un policía nacional, provocando la reacción inmediata del resto de los agentes.

Tal y como se aprecia en la secuencia grabada por una de las cámaras del paso fronterizo, el atacante logró avanzar unos metros hacia el territorio español, cuchillo en mano y al grito de "Alá es grade", hasta que uno de los agentes le lanzó un bolardo de plástico a la cabeza, lo que derribó al asaltante y permitió su arresto y desarme. Un policía, no obstante, resultó herido leve por un corte en la mano izquierda cuando arrebató el cuchillo al detenido.

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, informó en una rueda de prensa que se había abierto una investigación sobre el detenido en la que no se descartaba ninguna hipótesis. Sin embargo, la Policía Nacional acabó descartando el móvil terrorista y reveló que el atacante es un ciudadano marroquí con problemas mentales.

Profesionalidad

El Barkani felicitó a los agentes por su rápida y limpia intervención, al haber actuado con "profesionalidad" para lograr que la situación en la frontera estuviera "más que controlada en unos pocos minutos". Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, contactó por teléfono con los policías para interesarse por su estado de salud y felicitarles igualmente por su intervención.

El policía herido, un agente de 35 años de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Granada, declaró que el detenido "actuaba con total frialdad" y que "no había dudas de que iba con las ideas muy claras". También defendió "al 100%" la intervención de sus compañeros.

Por otra parte, el SindicatoUnificado de Policías (SUP) volvió a pedir que se regule de una vez por todas el uso pistolas eléctricas o táser, ante un suceso que vuelve a demostrar su necesidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine