Veinte años de un asesinato que cambió España

Rajoy reivindica "el espíritu de Ermua" en el homenaje a Miguel Ángel Blanco

Oleada de críticas a Carmena por no homenajear al edil vasco - "No fue una víctima más, sino un símbolo", alega Ciudadanos - El PSOE pide "un reconocimiento"

11.07.2017 | 04:55
El recuerdo del PP a su concejal: "Sigues dejando huella" | Mariano Rajoy encabezó ayer un homenaje del PP en la puerta de la sede nacional del partido, en la madrileña calle Génova, de cuya fachada colgaba un cartel con la inscripción "sigues dejando huella" y una enorme fotografía para recordar al concejal de Ermua. Rajoy dijo que el recuerdo a todas las víctimas es "uno de los argumentos más importantes para luchar contra el terrorismo aquí y fuera de aquí". En la foto, el jefe del Ejecutivo, con la hermana de Miguel Ángel Blanco, Marimar Blanco, y otros dirigentes del PP.

El PP homenajeó ayer a Miguel Ángel Blanco con un acto ante su sede de Génova. Durante el acto, al que asistió buena parte de la cúpula del partido, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reivindicó el "espíritu de Ermua" que marcó un antes y un después en la lucha contra el terrorismo de ETA: "El espíritu de Ermua significó sin duda un cambio muy importante en la visión de muchas cosas por parte de mucha gente", declaró.

La polémica del día vino de la mano del Ayuntamiento de Madrid y su negativa a la petición del Movimiento contra la Intolerancia de poner una pancarta en la fachada del Ayuntamiento en recuerdo del concejal, para no distinguir entre víctimas y generar "una situación de menosprecio entre unas víctimas y otras".

Las reacciones no se hicieron esperar. La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Cristina Cifuentes, reclamó al equipo de Gobierno que rectificase y convocase un homenaje al concejal asesinado por ETA, argumentando que tiene "obligación moral de hacerlo". El ministro de Justicia, Rafael Catalá, criticó la "mezquindad" de buscar "matices" para negar un homenaje. La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, diputada y hermana del concejal de Ermua, Marimar Blanco, rechazó la idea planteada por Carmena. Criticó que esta decisión acompañase las palabras de Podemos y su "silencio cómplice" con quienes apoyan a la banda terrorista: "El que calla otorga, y el silencio siempre ha sido cómplice en el País Vasco".

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, recalcó que Miguel Ángel Blanco "merece un reconocimiento" ya que "puso en marcha un movimiento imparable en la sociedad vasca y en la española".

También la portavoz municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, vio "desafortunado" que no se organice un recuerdo en memoria del edil, calificando de "excusa barata" los argumentos dados por el Gobierno municipal. Inés Arrimadas también se sumó a las críticas, afirmando que Miguel Ángel Blanco no fue una víctima más de ETA sino todo un "símbolo" contra el terrorismo, que logró movilizar a casi todo un país "contra la barbarie" como nunca se había hecho antes.

Podemos salió en defensa de la decisión de Carmena. Pablo Echenique alegó que se trata de una decisión propia de cada Consistorio y el alcalde de Cádiz criticó el uso "torticero" que, a su juicio, ha hecho el PP de la memoria de Miguel Ángel Blanco. A pesar de reafirmarse en su postura, Manuela Carmena acabó convocando una concentración mañana ante la sede del Ayuntamiento para "recordar a todas las víctimas del terrorismo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine