04 de diciembre de 2016
Entrevista

Errejón: "Sólo podremos gobernar si nos entendemos con el PSOE"

"Todavía causamos inquietud", asume el número 2 de Podemos en esta entrevista

04.12.2016 | 13:42
Iñigo Errejón, durante la entrevista.

Iñigo Errejón

  • "Ahora nos tenemos que plantear cuál es el terreno que nos falta en Podemos. No podemos asumir la fase que viene como una fase de repliegue, de resistencia."
  • "No nos parece bien que C's y el PSOE se hayan convertido en rehenes del PP. Se han equivocado al permitir la investidura de Rajoy".
  • "En este sistema de partidos que hace aguas, nosotros y el PSOE sólo vamos a tener ocasión de gobernar si es entendiéndonos".
  • "Los partidos políticos tradicionales estarían encantados de encerrar a Podemos a discutir sobre los problema de Podemos"
  • "Me parece legítimo que haya quien quiera reconstruir la izquierda. Yo quiero un objetivo más ambicioso, que es reconstruir el pueblo español"
  • "De nuestra formación política se han hecho verdaderas barbaridades como que nos financien países extranjeros"
  • "Todavía causamos un poco de inquietud y hay que demostrar al resto que somos útiles".

Podemos tiene en su horizonte inmediato una cita nacional para renovar sus órganos y definir su estrategia futura. Los preparativos de ese encuentro están marcados por la pugna entre dos estilos y dos ideas, las que encarnan el secretario general, Pablo Iglesias, y su ahora segundo, Íñigo Errejón. Para el secretario político, Podemos sólo "tendrá ocación de gobernar si nos entendemos con el PSOE".

-Las cosas parecen animadas dentro de su partido. ¿Podría comentar en qué situación interna se encuentra Podemos?
-Podemos ha hecho mucho camino corriendo en dos años y medio. Gobernamos en alguna de las ciudades más grandes de nuestro país, representamos a cinco millones de españoles y tenemos representación en todas las instituciones. Eso lo hemos conseguido corriendo mucho. Eso lo hicimos en una fundación o constitución de partido en la Asamblea Ciudadana de Vistalegre, casi después de las europeas, en las que nos tuvimos que poner a organizar un inmenso caudal desorganizado de entusiasmo popular y ciudadano de gente que vio nosotros una herramienta para transformar nuestro país y hacerlo más justo.

Dos años y medio después, hemos llegado muy lejos, pero tenemos que pensar colectivamente el modelo organizativo y el rumbo político que tomamos. Y ahí estamos, en una fase de discusión política, de poner las cosas encima de la mesa. Somos conscientes de que los ciudadanos se han acostumbrado más a que los partidos políticos no discutan de ideas. Y eso estamos debatiendo: qué rumbo tomará hacia el futuro. Hemos hecho muchísimo, nadie nos podrá negar que hemos cambiado el mapa político español, pero no basta con eso y entonces ahora nos tenemos que plantear cuál es el terreno que nos falta. Para cambiar el mapa político español, misión cumplida, pero quedan tareas para construir una mayoría nueva para gobernar y transformar nuestro país. Discutimos cómo se hace eso.

-Al final la sensación que se percibe desde fuera es que en Podemos ocurren las mismas situaciones que en otros partidos, y se supone que ustedes venían para cambiar esto.
-En Podemos debatimos de política. Invito a alguien que tuviera sospecha. que es una cosa muy legítima, a que contraste cuáles son las tesis o las ideas fuerza que a veces disputan los dos partidos. Nosotros somos honestos cuando decimos que no estamos de acuerdo en todo y eso nos hace más creíbles cuando decimos que estamos unidos y comemos juntos. No es que hagamos un congreso o procesos de cartón piedra en los que cerramos las puertas, nos matamos, negociamos, luego salimos fuera y somos todos amigos. Somos compañeros, amigos, pero hay diferencias políticas y es normal. La otra opción que existe es un partido del ordeno y mando, el modelo PP, que es un modelo dedazo, que es que nadie se mueve, nadie contradice nada de lo que pasa por temor a no salir en la foto. Nosotros no venimos de esa tradición. Aprendimos mucho de hacer política de la ola de renovación del 15M, y eso tenía que ver con discutir en abierto cuáles eran las mejores ideas. No conozco ninguna otra forma de decir cuáles son las mejores ideas que ponerlas negro sobre blanco.

-Hay en su partido dos formas muy distintas de ver la política española. ¿Considera usted que Podemos debe concentrarse en captar únicamente el voto de la izquierda menos próxima a posiciones moderadas, de la clase obrera tradicional?
-Es verdad que muy a menudo los debates se acaban simplificando en caras, nombres, apellidos, es verdad que muchas veces toman cuerpo, pero Pablo y yo hemos hecho este camino juntos y vamos a seguir haciéndolo. Lo que pasa es que a veces hacemos análisis del momento político, o sobre las cosas que hay que hacer, que son diferentes, con toda la lealtad de compañeros y amigos. Yo creo que nosotros no podemos asumir la fase que viene como una fase de repliegue, de resistencia. Es una fase en la que queda mucho por conquistar, pero eso tiene que ver básicamente con ser capaces de convencer y de integrar en un proyecto de país nuevo a muchos ciudadanos que todavía no nos ven con las garantías suficientes. ¿Por qué sucede que hay millones de compatriotas nuestros que están hartos de la precariedad, hartos de sus gobernantes, hartos de la corupción, y que pese a que han sufrido todo eso y comparten nuestro diagnóstico de la situación todavía no confían en nosotros?

-A ese respecto, de la misma manera que dentro del Partido Socialista han tenido que salir distintas voces para recordar que su rival es el PP y no ustedes, da la sensación de que el rival directo de Podemos es el PSOE.
-A nosotros no nos gusta el último comportamiento del Partido Socialista. Nos parece que es un error histórico grave haber dado el Gobierno a Mariano Rajoy. No nos parece bien que C's y el PSOE se hayan convertido en rehenes. Con los que permitieron su investidura no se comporta como si hablara con socios, no les reconoce como interlocutores y los chantajea permanentemente. Se han equivocado al permitir la investidura de Rajoy, pero lo que hay que combatir es ese rumbo. Estamos frente a un rumbo que nos dice que se puede arreglar España dejando a una buena parte de los españoles fuera, pero que no cuida a las familias, las pymes, los jóvenes o los autónomos. Ese Gobierno sólo va a poder ser sustituido con alguna forma de entendimiento con el Partido Socialista. Pero eso no es nuevo. En todas las ciudades donde gobernamos, es con alguna clase de apoyo al Partido Socialista. En todas las autonomías donde gobierna el Partido Socialista, salvo Andalucía, lo hace por algún tipo de acuerdo o facilitación nuestra.

Y en esta fase de cambio de este sistema de partidos que hace aguas, nosotros y el PSOE sólo vamos a tener ocasión de gobernar si es entendiéndonos. Podemos no se tiene que obsesionar con el Partido Socialista, ni con ninguna otra fuerza política. Cuando uno es una fuerza política de futuro no debe perder tiempo mirando por el retrovisor a los partidos tradicionales.

-¿Este último mensaje es de puertas para afuera o de puertas hacia adentro?
-Ese es mi mensaje de lo que tenemos que hacer para el futuro, es el que digo en las discusiones internas y es el que digo hacia afuera. Las discusiones internas de una fuerza política que se supone patriótica y de futuro no pueden ser sobre sí misma. Los partidos políticos tradicionales estarían encantados de encerrar a Podemos a discutir sobre los problema de Podemos, cada vez menos comprensibles para la gente. Debemos discutir sobre el modelo de pensiones, o por qué los jóvenes han tenido que emigrar, o cómo transformamos el modelo energético o cómo solucionamos el conflicto territorial. Las discusiones deben ser útiles a la gente que todavía no nos ha votado.

-¿Y cuándo usted pone eso por escrito está haciendo reflexión o, como dice Pablo Iglesias, propaganda?
-Estoy haciendo reflexión política, que es lo que corresponde como secrteario político, diría que lo que me corresponde como militante político. Que florezcan mil artículos y que se discuta mucho sobre eso. Cuando más se discuta sobre política menos se discute de caras.

-Es inevitable sacar punta a lo que dice porque hay otra parte en su partido que le reprueba públicamente que dé su opinión en un artículo.
-Lo pude hablar con Pablo ese día...

-Yo no he mencionado a Pablo Iglesias, pero ya que lo hace usted.
-Fue la única persona que hizo declaraciones sobre la reflexión que yo escribí, y me dijo que mi último artículo le había gustado. Pablo se refería a que mi artículo se compartiera, y a mí me parece bien que las cosas se compartan.

-Pero supongo que usted no piensa, como dejó claro Iglesias en el Círculo de Bellas Artes, que Podemos debe centrarse únicamente en captar el voto de la clase obrera y menos protegida, sino de una izquierda más amplia.
-No diría de una izquierda, Podemos tiene que reconstruir el pueblo español, eso tiene que ver con una forma de reconstruir el patriotismo que tiene que ver con aprender del 15M, que no le preguntaba a la gente de dónde venía, sino a dónde quería ir. El 15M no le preguntaba a la gente si era de derechas o de izquierdas, le preguntaba qué le parecían los desahucios mientras por otro lado se rescataban bancos con dinero público. Eso nos enseñó la posibilidad de costruir una mayorìa nueva.

Me parece legítimo que haya quien quiera reconstruir la izquierda. Yo quiero un objetivo más ambicioso, que es reconstruir el pueblo español. ¿En eso cabe la izquierda? Por supuestísimo pero no basta, hay que ir más allá de la izquierda tradicional porque es que no estamos hablando de cambiar un gobierno, ojalá esto se cambiara con cambiar el gobierno que hay por poner otro. Mi tesis es que en España se ha secuestrado la democracia. Si el reto que tenemos como país es recuperar las instituciones y recuperar la soberanía popular, eso no se hace solo con los que comparten una etiqueta; eso se hace ampliando mucho y construyendo mayoría popular transversal muy amplia.

-¿Comparte usted absolutamente los planteamientos políticos de Pablo Iglesias y el futuro que quiere para la política española?
-No, hay cuestiones en las que tenemos diferencias. Podemos sería impensable sin Pablo, pero no en todo pensamos igual. La mejor forma de lealtad de un político es ser honesto con sus convicciones, y yo así lo hago y lo pongo negro sobre blanco.

-Algunas acusaciones contra su partido cuestionan que se perciba un salario por no impartir clase, por vender un piso de protección oficial del que se obtiene un cuantioso beneficio, u ocultar ciertas cantidades a Hacienda. ¿Dónde están las líneas rojas de Podemos?
-Aquí hay tres elementos. La primera cuestión tiene que ver con el estado de debilidad de las élites políticas en nuestro país. Cuando se han sentido desafiadas democráticamente por una alternativa en las urnas, su mejor defensa ha sido decir "pero estos nuevos que vienen se me parecen". Nosotros hemos nacido de la política con discurso intransigente con la corrupción, no sólo en materia legal sino también ética, y aquí se plantea la pregunta: hombre si tú entras a la policía con un discurso intransigente o mucho más exigente se te va a juzgar. Hay pocas formaciones políticas que hayan recibido un grado de inspección como el que hemos recibido nosotros. Y ese grado de inspección ha encontrado que no somos perfectos, a lo mejor también tengo que reconocer que éramos nuevos y que no siempre hemos reaccionado bien.

Me preocupa que pueda quedar como moralina aquello de "si no hubieras dicho que hay que limpiarlo todo, no te habíamos juzgado tan duro. Sé un poco más condescendiente con las grandes tramas mafiosas que están afectando nuestro país y a cambio no se te juzgará tan duro". De nuestra formación política se han hecho verdaderas barbaridades como que nos financien países extranjeros. El Supremo ha desestimado este tipo de cuestiones en cinco ocasiones diferentes y nos hubiera gustado que eso fuera tan conocido como las acusaciones.

-Algunos posicionamientos públicos de su partido asustan a cierta parte del electorado. ¿No cree usted que gestos como el de rodear el Congreso, acudir a ciertas manifestaciones o incluso no tener una postura clara hacia dirigentes de la izquierda abertzale como Arnaldo Otegi, movilizan más a la derecha y mucho menos a ese votante de izquierdas al que ustedes quieren convencer?
-Creo que nosotros tenemos que demostrar que pueden ser gestos necesarios. No todas las decisiones que tomamos se aplican en función del rédito electoral. España es un país plurinacional y eso no tiene por qué ser un motivo de disgregación sino que se puede ser un motivo de construir cohesión a partir de reconocer que somos diferentes. Cuando nos metemos en la agenda territorial, por ejemplo con la cuestión de Cataluña, puede ser un tema rentable en términos electorales en Cataluna, pero no tanto en Madrid. Eso no es una apuesta electoral, es una apuesta política estratégica.

Demostraremos a los españoles que somos útiles para una buena parte de quienes han podido simpatizar con nosotros, pero todavía causamos un poco de inquietud y hay que demostrar al resto que somos útiles. Los ayuntamientos del cambio son claves para demostrar a la gente quiénes somos. La propaganda decía que si gobernamos en Madrid o en Barcelona iba a salir a azufre de las fuentes, pues yo creo que está mejor que amorticemos la deuda y que propiciemos inversión social. Hay que generar confianza. La abuela de un amigo mío sevillano siempre me dice: a mí me gustas mucho y os voy a votar pero en las siguientes, que significa "os tengo simpatía pero me gustaría dejaros un tiempo para que probéis que no sois esa cuadrilla de demolición qué dicen los partidos tradicionales". Una buena parte de la masa de la campaña contra nosotros que nos representa como una especie de bárbaros que queremos tirar abajo todas las instituciones de nuestro país, ha hecho mella en una parte de la población. Nos toca a nosotros demostrar que los verdaderos antisistema están en el gobierno y que nosotros tenemos una alternativa de orden. No vamos a ganar las elecciones hasta que en España se nos imagine gobernando. Primero ganas el imaginario colectivo y después ganas en las urnas. Los que todavía no nos votan se nos tienen que imaginar como garantes de un país diferente, justo y en orden.

-¿Le gustaría ser presidente del Gobierno?
-Querría participar de un Gobierno...

-La pregunta tiene dos respuestas, sí o no.
-Querría participar de un Gobierno de cambio. Estaré donde haga falta.

-Concrete.
-Estaré donde haga falta. Nunca me han asustado los retos. Donde haga falta.

-¿Se arrepiente de no haber allanado el camino hacia la elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno tras las elecciones de diciembre de 2015?
-Pedro Sánchez reconoció que no se atreve a superar las presiones para intentar un gobierno con nosotros. Si las hubiera superado ahora estaría vivo y sería presidente del gobierno de España.

-¿Qué habría hecho usted en el lugar de Pedro Sánchez?
-Sentarse con nosotros para firmar un acuerdo con nosotros, que asumiera que tratándonos de igual a igual podíamos hacer una coalición para un gobierno de cambio, y después de ese acuerdo haber ido a buscar a otras formaciones políticas a las que sólo se le pidiera un apoyo parlamentario o un acuerdo de investidura. Dejar a Rajoy gobernar ha sido un error para el PSOE y sobre todo un error para el país, pero, ojo, el Gobierno que sale de esa decisión no es fuerte, es un Gobierno débil que pierde votaciones en el Parlamento.

-¿Qué opina de Susana Díaz?
-La conozco poco, por alguna intromisión que tuvo en el pasado y por mostrar posiciones más favorables para abstenerse en favor del Partido Popular. Yo no comparto que fuera una buena decisión para los millones de españoles que pedían un cambio ni para nuestro país, porque el Partido Popular, sin proyecto nuevo para España, va a prolongar unos añitos con decisiones que hacen sufrir a la gente.

-¿Qué queda del 15M?
-Queda la inmensa transformación cultural que ha cambiado el sentido común de nuestro país. No representamos al 15M, pero sin el 15M no estaríamos aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

España

Homenaje antifranquista de Unidos Podemos

Pablo Iglesias ha asegurado que España ni es ''solamente el Estado español ni es sólo Monarquía''

La Guardia Civil interroga a funcionarios por el censo de catalanes en el extranjero

La Generalitat anima a los catalanes que viven fuera a registrarse para participar en el referéndum

Felipe VI: "Fuera de la ley solo hay la negación de la libertad"

El Rey, en el 40 aniversario de la democracia, ha alertado sobre la "ruptura de la convivencia"

El fuego en el entorno de Doñana ha arrasado 8.486 hectáreas de arbolado

El fuego en el entorno de Doñana ha arrasado 8.486 hectáreas de arbolado

Este año se sitúa como el segundo más catastrófico en cuanto a incendios del último decenio

El PdeCAT exhibe carteles con una urna

El PdeCAT exhibe carteles con una urna

Los diputados de Podemos han mostrado claveles rojos para honrar a los "héroes y heroínas"...

El PSOE podría denunciar el Concordato con el Vaticano

El nuevo secretario de Justicia, Andrés Perelló, pretende planteárselo a la Ejecutiva del partido

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine