Debate de investidura · La crónica

Rajoy vuelve a ser presidente diez meses después gracias a 68 abstenciones socialistas

Quince diputados del PSOE rompen la disciplina y votan "no" -El presidente del PP se abre a negociar "dentro de los límites que impone la realidad a todos" -El líder de Podemos le desea "buena suerte en su epílogo"

30.10.2016 | 03:12
Alberto Núnez Feijóo acompañó a Elvira Fernández, esposa de Rajoy, en el Congreso | El presidente de la Xunta no quiso perderse ayer la proclamación de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Alberto Núñez Feijóo estuvo acompañado en el palco del Congreso de dos de las personas que, por distintos motivos, vivieron la jornada con mayor intensidad. La primera, la esposa del propio Rajoy, Elvira Fernández, con quien habla en la foto; la segunda, el presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, a la derecha.

Mariano Rajoy recuperó ayer sus plenas funciones como presidente del Gobierno gracias a la abstención de 68 diputados del PSOE en la segunda votación de la sesión de investidura, en la que el candidato del PP solamente necesitaba más votos a favor que en contra. Como estaba cantado desde el jueves, cuando el portavoz de los socialistas, Antonio Hernando, anunció que su grupo se abstendría ayer, el candidato del PP, en funciones desde el 21 de diciembre de 2015, salió investido.

La única incógnita era saber cuántos parlamentarios socialistas acatarían la orden del comité federal de abstenerse y cuántos seguirían enarbolando la bandera del "no" que le costó el cargo de secretario general a Pedro Sánchez. Y dado que este había renunciado al acta de diputado por la mañana para mantener su postura sin violar el mandato del cónclave socialista, Rajoy solo precisaba diez abstenciones del PSOE, no once como antes.

Y al final cayeron muchas más, llegando hasta las 68, y algunas, como la de la diputada Adriana Lastra, antecedidas de un sonoro "por imperativo". Los "noes" socialistas terminaron siendo 15, a los que se sumó el del diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, que vota siempre con el PSOE.

"No" desde Ourense

No hubo sorpresas en las filas de los díscolos: se levantaron para decir "no" los siete diputados del PSC, dos por Baleares, dos por Madrid, una por Castilla y León, el vasco Odón Elorza, la ourensana Rocío de Frutos y la aragonesa Susana Sumelzo.

Pero nada de lo ocurrido ayer en el Congreso de los Diputados fue un mero trámite: desde los discursos hasta los pataleos y la escandalera que armó de nuevo el diputado de ERC Gabriel Rufián, pasando por el "buena suerte en su epílogo, señor Rajoy" que pronunció Pablo Iglesias: todo fue indicio de que se trataba de una jornada histórica.

Empezó el candidato del Partido Popular, más duro y concentrado que el jueves, aclarando que si bien no pide ningún "cheque en blanco", España no podrá "sobrevivir a un Gobierno que no gobierne". Fue el primero de una serie de avisos, todos dirigidos al PSOE, y que enseguida centró en la necesidad de contar pronto con Presupuestos Generales del Estado.

Para templar, reconoció que "nada" de lo que pide "será posible sin acuerdos". "Trabajaré cada día la gobernabilidad", prometió. Pero después formuló la idea completa: "Diálogo, sí, todo, pero negociando dentro de los límites que la realidad nos impone a todos". Y dijo dónde sitúa él esos límites: la soberanía nacional, o sea, Cataluña, los compromisos con la Unión Europea y la estabilidad presupuestaria.

Advertencias

Y empezaron las advertencias: "No derribaré lo construido, no aceptaré su demolición, no me impongan lo que no puedo aceptar, no den paso a la investidura" para tener "un Gobierno multiusos o carente de orientación; yo vengo con un proyecto".

Un proyecto y un candidato que no cuentan con la confianza del PSOE, como subrayó minutos después Antonio Hernando. El bloqueo "se acaba" porque su partido ha asumido "la responsabilidad de abstenerse", razonó el portavoz socialista. Y puntualizó: "Lo hacemos para evitar unas terceras elecciones", pero no para "convalidar sus odiosas reformas ni la grave corrupción de su partido". Y prometió que los socialistas mantendrán a Rajoy bajo "estrecha vigilancia" y no le concederán la "gracia" de los cien primeros días de Gobierno.

"Gesto"

Hernando reconoció al líder del Partido Popular el "gesto" de suspender las reválidas de la Lomce, pero esa medida es "insuficiente". Lo que Rajoy debe hacer es retirarlas "ya". "Y no sueñe con una oposición que proponga ideas fáciles", le dijo en alusión a Podemos. "Abandone toda esperanza".

En su turno, Pablo Iglesias advirtió a Rajoy que su anuncio de "perseverar" en lo ya hecho "convertirá la legislatura en un epílogo". Le acusó de conjurarse con "las élites" y "la oligarquía" para urdir una "operación" que ha acabado "destrozando" al PSOE y "humillándolo".

"Resistencia"

Y aunque le concedió que es "un buen político, porque ha resistido" estos diez meses en funciones, le avisó de que no ha hecho sino "sentar las bases para que, tarde o temprano, Podemos le gane las elecciones".

Para Iglesias, "hay una nueva España que sufre pero no tiene miedo, que no tolera la corrupción y quiere defender la dignidad soberana de nuestro país".

Igual que el jueves, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, reclamó al candidato: "No tenga miedo, no se ponga la venda antes que la herida; si cumple las exigencias de Ciudadanos, esto va a salir bien". Y al líder de Podemos le dio "una mala noticia: a partir de ahora hay que trabajar".

Una vez más, Rivera se declaró "orgulloso" de su partido fuera "el primero en apostar por poner en marcha este país, aunque uno no sea el candidato".

Después le llegó el turno a ERC, y con la intervención de su portavoz adjunto, Gabriel Rufián, llegó el escándalo. El diputado independentista, al que después Ana Oramas, de Coalición Canaria, reprochó: "No se puede ser tan joven y tener tanto rencor", protagonizó uno de los momentos estelares de la sesión.

"Traidores"

Rufián llamó "traidores" a los diputados socialistas, tachó al PSOE de "Iscariote" y, en neta alusión a la presidenta andaluza, Susana Díaz, les preguntó: "¿No les da vergüenza doblegarse a los designios de una cacique que gobierna la comunidad autónoma con una de las tasas de paro y fracaso escolar más altas?".

Cerraron el turno de intervenciones los varios portavoces del Grupo Mixto, pero antes Aitor Esteban, del PNV, afeó a Rajoy su incapacidad de generar acuerdos para reunir una mayoría holgada y le advirtió: "Si sigue así, está abocado al fracaso, y será suyo".

Ayer. después de dos elecciones generales, tres investiduras, cinco rondas de consultas al Rey y más de 300 días de gobierno en funciones se dio el primer paso en firme para que arranque la duodécima legislatura de la actual democracia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

España

Rajoy, abierto a una reforma constitucional ´razonable´

Advierte de que la reforma de la Carta Magna no es un tema con el que frivolizar y pide prudencia

¿Qué es lo que se quiere cambiar?

La mayoría de los grupos políticos son partidarios de una reforma constitucional, debate que cobra...

La Constitución celebra su 38 aniversario sin Iglesias ni los nacionalistas

Mariano Rajoy, Javier Fernández y Albert Rivera sí asistirán a la cita de hoy en el Congreso

Unos 300 ayuntamientos catalanes abrirán en el 6D

Ediles de ERC, CUP y el PDECAT trabajarán este martes como muestra de rechazo a la Carta Magna

Ciudadanos acepta reducir en un 23% el gasto social pactado para investir a Rajoy

Ciudadanos acepta reducir en un 23% el gasto social pactado para investir a Rajoy

El partido de Rivera apoyará, tras una "negociación compleja", el techo de gasto pero no la subida...

Mejora la percepción de la situación política, según el barómetro del CIS

La percepción de los españoles sobre la situación política mejoró tras la investidura como...

Enlaces recomendados: Premios Cine