31 de julio de 2016
31.07.2016

La CUP exige una consulta unilateral en 2017 para no dejar caer a Puigdemont

El partido descarta debatir su apoyo a los presupuestos en la negociación sobre la cuestión de confianza

31.07.2016 | 02:02
Los diputados de la CUP Joan Garriga y Anna Gabriel. // Efe

La CUP supeditó ayer el sostenimiento de Carles Puigdemont en la Presidencia de la Generalitat a la celebración de una consulta unilateral de independencia en el primer semestre de 2017. El diputado Benet Salellas anunció que su partido exigirá a Puigdemont que fije "una fecha y un instrumento" para ejercer el derecho a la autodeterminación en el marco de la negociación para apoyarle en la cuestión de confianza a la que se someterá el 28 de septiembre.

Sin el respaldo de los diez diputados de la formación anticapitalista, Puigdemont perdería la votación y los "cuperos", conscientes de ello, han decidido aumentar la presión sobre el presidente de la Generalitat, una vez conseguido el objetivo, esta misma semana, de que el Parlament votara y aprobara las conclusiones del denominado "proceso constituyente", que incluyen la posibilidad de poner en práctica la "vía unilateral". Una opción a la que el partido del mandatario, CDC (ahora Partit Demòcrata Català, PDC), fue renuente hasta el final, dado que supone situarse completamente al margen de la ley. Sin embargo, la necesidad de contar con los diez votos "cuperos" el 28 de septiembre, unido al hecho de que el PDC se haya constituido en partido declaradamente independentista, no han dejado a Puigdemont otra opción que posponer, de momento, su declarada voluntad de convencer al Gobierno central de que deje votar a los catalanes.

"La fecha tendría que ser en el primer semestre de 2017 y el instrumento el referéndum", dijo ayer Salellas. Con eso, según el diputado se conseguirá además acabar con "el fantasma del 'procesismo' de una vez por todas".

Para el parlamentario de la CUP, no se entendería que se celebrara un único referéndum para validar una futura constitución catalana y, de paso, el proceso independentista: "Primero tenemos que decidir si queremos constituirnos en república".

Tras esa primera consulta vinculante, el diputado propone la apertura de un proceso constituyente, a través de una asamblea que elabore una constitución que habrá que someter a referéndum: "Son dos referéndums: uno por la independencia y otro constitucional. Son momentos de soberanía diferentes", aclaró.

Los "cuperos" esperan que Puigdemont les cite pronto para negociar su aval a la cuestión de confianza. Ellos le llevarán su propuesta de calendario para la secesión, pero no cuentan con debatir el apoyo a los presupuestos de 2017 que les demanda el president a cambio de su apoyo a la vía unilateral, y anuncian que la decisión que tomen sobre la moción no será sometida a la asamblea para evitar la "polarización" y el "enfrentamiento".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine