Movimientos para formar ejecutivo tras el 26-J

Sánchez garantiza que el PSOE "liderará" la oposición y votará no al gobierno del PP

Urge a Rajoy a que "cumpla su responsabilidad" y busque apoyos en "sus aliados naturales": "El PSOE no es uno de ellos" -El socialista descarta intentar formar un ejecutivo alternativo

10.07.2016 | 02:13
César Luena habla con Pedro Sánchez, ayer en el comité federal, en presencia de Patxi López. // Efe

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, garantizó ayer durante el comité federal que los socialistas celebraron en Madrid, que su partido "liderará la oposición" y se opondrá a la reelección de Mariano Rajoy si opta a la investidura. "Somos y seremos la oposición, pero somos mucho más que eso, somos la alternativa. Esa es la clave y por eso votaremos en contra de Rajoy", proclamó Sánchez durante su intervención ante el Comité Federal del PSOE en la sede de Ferraz, rompiendo así el silencio que mantenía desde el 26-J.

El candidato socialista también anticipó que no tiene intención de formar gobierno, como hizo tras el 20-D, después de que le hayan disuadido de ello en los últimos días algunos de los principales barones, como la andaluza Susana Díaz, el asturiano Javier Fernández y el extremeño Guillermo Fernández Vara.

Con 85 escaños, Sánchez asumió que al PSOE le corresponde mantener una oposición "útil" para "reconstruir los consensos rotos" y cambiar las políticas del PP de los últimos cuatro años. No obstante recordó que para que haya oposición debe haber gobierno y ha exhortado a Rajoy a que "cumpla su responsabilidad", diga si va a acudir a la investidura y rebusque los apoyos en sus "aliados naturales", entre "los que no está el PSOE", para conseguir un gobierno estable.

"Un nuevo gobierno depende de usted (Rajoy) y no cuente con los socialistas para ello. De las tres opciones: abstención, voto a favor o voto en contra, los socialistas votaremos en contra", señaló Sánchez entre aplausos de los más de 250 miembros del máximo órgano del partido. El líder socialista quiso ser además contundente al dar su "no a la gran coalición, no a apoyar un gobierno del PP desde fuera y no a apoyar la investidura de Rajoy" para sacudirse la presión y frenar la hipótesis de una posible abstención a última hora, como habían sugerido Fernández Vara y el expresidente del Gobierno Felipe González.

Sin resolución escrita

La posición adoptada por el Comité Federal deja, eso sí, la duda de que no ha sido recogida en una resolución política, como sí se hizo tras las elecciones de diciembre. En aquella ocasión se dejó constancia por escrito de que el PSOE votaría en contra de una eventual investidura de Rajoy y, en caso de declinar, de que Sánchez intentaría formar un gobierno. Ni una cosa ni la otra se han redactado en esta ocasión, por lo que ante una situación de bloqueo que pudiera desembocar en unas terceras elecciones, el máximo órgano del partido dispondría de margen para volver a reunirse y ver cómo se reorienta su postura.

La posición unánime del PSOE con el rechazo a cualquier ayuda a Rajoy para que forme gobierno no despeja todas las incógnitas. Según algunas fuentes, el hecho de que ayer no concluyese el comité con una resolución escrita abre la puerta a un segundo comité en el que analizar la situación en el caso de que Rajoy no alcance la mayoría suficiente. Algunos dirigentes territoriales ya han deslizado la posibilidad de una abstención "in extremis".

Tras seis horas de debate y medio centenar de intervenciones a puerta cerrada, los socialistas se han empeñado en no anticipar posibles escenarios y centrarse en que la presión ahora recae sobre el PP. Sánchez valoró como "muy preocupantes" los pasos dados por Rajoy desde que ganó los comicios, a finales de junio, al ni siquiera confirmar si aceptará ir a la investidura, pretendiendo de esta forma que los otros partidos "le solucionen sus problemas, y a ser posible antes de agosto para irse de vacaciones", zanjó.

En clave interna, el secretario general ha admitido su "insatisfacción" por los 85 escaños logrados el pasado 26-J, el peor resultado de los socialistas en toda su historia, pero se ha felicitado por "mantener el timón" y evitar el temido sorpaso de Unidos Podemos, lo que -ha asegurado Sánchez- demuestra el "declive electoral" de la formación que lidera Pablo Iglesias. "El hijo político de Anguita ha fracasado como fracasó el padró", concluyó Sánchez.

La presidenta de la gestora del PSdeG, Pilar Cancela, se reafirmó también en "no" apoyar "ni por activa ni por pasiva (abstención)" una investidura del popular Mariano Rajoy, al tiempo que apeló por afrontar las gallegas de otoño con un espíritu de "autocrítica" sobre los resultados del 26J. "En Galicia no son relativamente malos porque mantenemos los diputados y subimos un poco en voto, pero no es suficiente. Nos preocupa más la subida del PP que la bajada de En Marea. Tenemos que ser capaces de articular una alternativa de izquierdas y que la gente nos vea como un partido capaz de liderarla", dijo. En cuanto a su líder, Pedro Sánchez, aseguró que "también fue bastante autocrítico" e incidió en que "no es una buena posición para el PSOE haber perdido escaños".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine