Rajoy rechazará de nuevo someterse a la investidura si repite el resultado del 20-D

Insiste en que volverá a plantear la "gran coalición" - Podemos estaría dispuesto a aplazar la decisión sobre Cataluña para allanar un acuerdo con el PSOE, pero sin renunciar a la consulta

22.06.2016 | 02:30
Activistas contra los desahucios protestan durante la intervención de Mariano Rajoy. // Efe

"A la investidura se va a ser investido. ¿A qué vamos a ir a la investidura? La investidura sirve para investir". Mariano Rajoy recurrió ayer al "como su propio nombre indica" para dejar claro que tras las elecciones del domingo transitará por la misma senda que después de las del 20 de diciembre pasado.

Hasta ahora había dejado claro que volverá a poner sobre la mesa la "gran coalición" entre PP, PSOE y Ciudadanos, pese a que sus dos potenciales socios la rechazan desde hace meses. En Barcelona, ayer, fue más allá al anticipar que, aunque sea el partido con más escaños, como anticipan todas las encuestas, no se someterá a un debate de investidura si antes no tiene garantizados los apoyos necesarios para ser elegido presidente.

Con unos resultados similares a los de diciembre y sin garantías "no tendría ningún sentido" tratar de conseguir la investidura, paso imprescindible para que comience a correr la legislatura. Anticipándose a posibles pactos que le impidan jugar su condición de líder del mayor grupo del Congreso, Rajoy califica de "viejo truco para no respetar las urnas" que sus rivales electorales hablen ya de que gobierne quien tenga más apoyo parlamentario frente a quien haya ganado los comicios.

La necesidad de contar con el PSOE para alcanzar el Gobierno obliga a Unidos Podemos a buscar formas de entendimiento con los socialistas. Desde la dirección de Podemos se filtró ayer la disposición a aparcar la consulta catalana, el asunto que se convirtió en un obstáculo insalvable en las negociaciones de la legislatura pasada.

Con el objetivo de que se constituya un nuevo Gobierno en agosto, Unidos Podemos propondrá crear una mesa de negociación paralela en Cataluña que aborde la cuestión territorial. La postura no supondría renunciar al reconocimiento del derecho a decidir en Cataluña ni a la celebración de un referéndum como la mejor salida para la situación catalana. La solución consistiría en separar el Gobierno de España de la cuestión de Cataluña y marcar tiempos distintos para cada uno de los dos asuntos. Podemos propondría al PSOE segregar ese apartado de las conversaciones para un acuerdo de gobierno y que el diálogo catalán se desarrolle de manera paralela, sin esperar a que de esa mesa salga un acuerdo cerrado para sellar la formación de Ejecutivo. La secretaria de Análisis Político de Podemos, Carolina Bescansa, reconoció ayer en Segovia que la coalición está obligada "a llegar a un acuerdo con el PSOE para gobernar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine