La división interna de la CUP agrava la precariedad del Gobierno de Puigdemont

Renuncian seis miembros de la dirección cupera, del sector más proclive al pacto, por entender que se ha puesto en peligro el proceso soberanista

18.06.2016 | 02:42
Carles Puigdemont, ayer, en un acto público. // Efe

El respaldo parlamentario al Gobierno de Carles Puigdemont es cada vez más precario después de que seis de los quince miembros del Secretariado Nacional de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) dimitiesen en desacuerdo con la "inoperante" estrategia de la formación anticapitalista en el proceso soberanista. Los dimisionarios, miembros o simpatizantes de la corriente Poble Lliure, la más favorable al entendimiento con Junts pel Sí, denuncian en una carta a los militantes con "actitudes sectarias y maquiavélicas" de la dirección, que han alejado a la formación de "la estrategia independentista".

El rechazo de la CUP a los presupuestos del Ejecutivo catalán sería el detonante de la salida de del órgano ejecutivo de la formación de Ester Rocabayera, Guim Pros, Joel Jové, Omar Diatta, Roger Castellanos y Tomàs Sayes. Todos ellos consideran que las batallas por obtener el control de la organización ha condicionado los debates internos, "generando graves disfunciones democráticas que ponen en cuestión el modelo asambleario y transparente que ha caracterizado a la CUP". Como consecuencia de todo ello, "los diferentes posicionamientos que se han ido tomando nos alejan de la estrategia independentista que habíamos asumido programáticamente".

La CUP lamentó ayer la renuncia de los seis miembros de la dirección y minimizó su impacto al señalar que, antes de que se produjeran, estaba ya en marcha el proceso de renovación del Secretariado Nacional.

El cabeza de lista de CDC a la elecciones del 26J, Francesc Homs, atribuyó ayer a la "firmeza" convergente contra la CUP por el veto a los presupuestos la fractura interna de la formación. Para el candidato de ERC al Congreso, Gabriel Rufián, lo ocurrido en el seno de la Candidatura d'Unitat Popular demuestra que el proceso soberanista "fagocita" a quien no tiene una posición clara sobre él.

Carles Puigdemont defendió ayer, en un encuentro empresarial, que el referéndum que se haga en Cataluña debería tener únicamente dos opciones, para no crear equívocos. Para el presidente de la Generalitat la elección se sitúa entre "independencia o decadencia".

Empresaris de Catalunya, asociación de reciente creación que agrupa a sociedades de mediano tamaño, acusó ayer a Puigdemont de "manipular datos para esconder los efectos empresariales del proceso" soberanista. El presidente rechaza que en Cataluña se esté produciendo una "fuga de empresas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine