Los difíciles pactos para formar Gobierno

Sánchez y Rajoy acrecientan distancias en un encuentro frío y de compromiso

El presidente del Ejecutivo en funciones, que evitó dar la mano al líder del PSOE, mantiene su opción de gobierno y el socialista ratifica que no cuenta con él

13.02.2016 | 02:23
Visible actitud distante de Mariano Rajoy en su encuentro de ayer con Pedro Sánchez. // Efe

Fue una reunión de apenas media hora en el Congreso marcada por la gelidez y en la que, en apariencia, se resintió hasta la cortesía. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez ratificaron ayer que el desencuentro que mantienen desde las elecciones del 20D se acrecienta y que siguen trayectorias opuestas.

Pedro Sánchez tiende la mano a Mariano Rajoy, que se abrocha la chaqueta y no responde al saludo. Fue el gesto con el que ambos líderes políticos escenificaron su inmensa distancia, aunque ambos aseguren que no hubo intención. El saludo entre Rajoy y Sánchez -que sí se produjo en privado, nada más verse y antes de entrar a la antesala del comedor de la Presidencia del Congreso donde iban a mantener la entrevista- era uno de los momentos más esperados por los fotógrafos, pendientes del mínimo gesto de uno de los encuentros más importantes de la ronda de contactos para formar gobierno. Un encuentro que resultó ser de mero compromiso y en el que faltó la más mínima voluntad de entendimiento.

A la salida, el presidente en funciones ratificó que mantiene su determinación de que el PSOE facilite un gobierno presidido por él. Ni siquiera renuncia al empeño al constatar, de nuevo, que no puede contar para nada con los socialistas y que el PSOE nada espera de él. El jefe del Ejecutivo insiste en que no descarta presentarse a la investidura y niega que se arrepienta de haber declinado el ofrecimiento del Rey para intentarlo cuando era su turno.

Pedro Sánchez, por su parte, confía en tener un acuerdo de gobierno "lo suficientemente maduro" a final de este mes, que incluya a Podemos y a Ciudadanos. Si así fuera, la sesión de investidura se celebraría "en los primeros días de marzo". A la espera de ver qué formato tendrá su posible gobierno, el secretario general del PSOE mostró su voluntad de incorporar a "independientes de prestigio" como reflejo de la "naturaleza transversal" que le quiere dar al Ejecutivo.

La corrupción, que agrava la difícil situación política del PP en estas negociaciones, estuvo ausente en el encuentro de Rajoy y Sánchez. "No he querido ahondar sobre la situación que atraviesa el PP. Es una cuestión que tendrán ellos que resolver y afrontar", dijo después el líder socialista. Para Sánchez "es importante tener un PP fuerte y renovado", también en su liderazgo, y "no hay mejor manera de propiciarlo" que con la salida del Gobierno.

Rajoy niega sentirse acorralado por los casos de corrupción que afectan a su partido, y asegura no hubo "impunidad para nadie".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine