Promoción

Camps, ejemplo de liderazgo de una iglesia evangélica

La congregación distribuye en Perú y en internet carteles de un cursillo con la foto del expresidente valenciano

02.05.2013 | 12:13
Imagen del cartel.
Imagen del cartel.

Francisco Camps continúa siendo protagonista... Pero, en esta ocasión, en Perú. Una iglesia evangélica con sede en Lima -capital peruana- utiliza la imagen de Camps, obligado a dimitir como presidente de la Generalitat valenciana en julio de 2011 por el caso de los trajes de Gürtel, como reclamo de una escuela de liderazgo que la congregación ofrece en exclusiva y por invitación a sus "servidores de Ministerios", una figura equiparable a la de los curas católicos en España. La New Life Christian Mission -nombre con el que se identifica esta confesión protestante en su logo- ha distribuido en Lima y también a través de su página en la red social Facebook un cartel con la silueta de Camps, ahora miembro del Consell Jurídic y diputado del PP en las Cortes valencianas, que se corresponde, tal y como se puede apreciar, a una imagen tomada el día que el dirigente del PP tuvo que renunciar a su puesto como jefe del Consell, hace ahora casi dos años.

El pasado 22 de abril, esta iglesia peruana "colgó" en su página de Facebook, en la que cuenta con unos 400 seguidores, un mensaje en el que informa de la organización de una escuela de liderazgo, que arrancará a partir del próximo 6 de mayo. El anuncio está acompañado de un montaje fotográfico en el que aparece como referencia y "ejemplo" la silueta de Camps junto al logo de la congregación; un teléfono y una dirección en la Avenida de España de Lima que corresponden al templo principal de la New Life Christian Mission en la capital peruana; y la marca que, para los seguidores de esta iglesia, define 2013 como el año del "crecimiento y la expansión". El cartel con la imagen del expresidente de la Generalitat también se puede ver en alguna calle de Lima, según la información de este periódico.

El programa de la jornada de inicio de la citada escuela de liderazgo, en el que no aparece el nombre de Francisco Camps como participante, prevé la celebración de conferencias magistrales, tiempos de adoración, ministración del Espíritu Santo, materiales de estudio y una comida con "tiempos de compañerismo". Es un acto restringido a todos los pastores -"servidores de ministerios", según el anuncio- de esta congregación religiosa y sólo se puede asistir con invitación directa del máximo líder espiritual. El cartel de Camps, sin embargo, no ha registrado demasiada repercusión. Al menos en la red. Apenas ha sido compartido por un perfil y sólo ha tenido dos "Me Gusta". No parece, de acuerdo con las búsquedas realizadas por este periódico, que la imagen haya tenido movimiento a través de perfiles en la red social Twitter. El objetivo de esta congregación peruana, según consta en su web, es "proclamar el Evangelio" y, para ello, propone "movilizar todos los recursos que sean posibles". Para la New Life Christian Mission, la iglesia debe cumplir dos tareas urgentes: sanar y restaurar a las personas; y, de puertas hacia fuera, "evangelizar e involucrarse en la tarea misionera". "El Señor nos ha encargado esas dos tareas", concluye la congregación en su página oficial en la red.

La imagen de Francisco Camps que acompaña al citado anuncio fue tomada el 20 de julio de 2011, el día de su dimisión como jefe del Consell valenciano durante una comparecencia que ofreció en el Palau de la Generalitat para renunciar al cargo como "un sacrificio personal" por todos los valencianos. Concretamente, se trata de una de las fotografías que se distribuyeron a través del servicio de Prensa de Presidencia. Si se realiza una búsqueda de imágenes de Camps en Google, la citada imagen aparece entre las que se recogen en las dos primeras páginas. Es, por tanto, una fotografía de fácil acceso a través de los buscadores de uso habitual.

Como es público y notorio, Francisco Camps es una persona profundamente espiritual, confesional y seguidor de la religión católica. Actualmente y después de su dimisión como presidente autonómico, Francisco Camps mantiene su escaño en las Cortes Valencianas -apenas acude a las sesiones parlamentarias- y, en su condición de exmandatatario de la Generalitat, disfruta de sueldo público y de coche oficial como miembro del Consell Jurídic Consultiu. En estos momentos e, incluso, entre sus propios compañeros del Partido Popular, la figura de Francisco Camps está identificada con una etapa de gestión en la Generalitat vinculada, entre otras cosas, al descontrol de las cuentas públicas y a un incremento de la deuda que para nada tendría que ver con la imagen que podría ofrecer un dirigente con liderazgo tanto político como entre la sociedad.

Enlaces recomendados: Premios Cine