El extesorero dijo al juez que mintió por ´sentido común´ sobre sus cuentas

Luis Bárcenas admite que ahora tiene 17 millones de euros en Suiza y que con su amnistía fiscal el perjuicio para Hacienda fue cero

20.03.2013 | 09:35

El extesorero del PP Luis Bárcenas reconoció el pasado día 25 ante el juez que "mintió al Tribunal Superior de Madrid sobre sus cuentas. "Tenía que negarlo, no voy a decirle que tenía una en Suiza cuando no se sabía. Es de sentido común", dijo a los fiscales. Añadió que no pretendió ocultar su patrimonio, porque entonces se lo habría llevado a algún paraíso fiscal y resaltó que al acogerse a la amnistía el perjuicio para Hacienda fue cero.
"No tengo la culpa de que en 2007 la Bolsa estuviese donde estuvo", declaró Bárcenas, quien admitió que ahora tiene 17 millones en Suiza y que "las cuentas siempre han sido de titularidad mía". Afirmó que el traspaso de sus fondos de la Fundación Sinequanon a Tesedul fue un ejercicio de "transparencia". "En ningún momento he tenido la intención de ocultar el patrimonio"; si no "hubiese ido al banco, hubiese abierto una cuenta en uno (...) de los múltiples paraísos fiscales que siguen existiendo en el mundo, hubiese cogido la totalidad de fondos y me los hubiese llevado a un sitio más difícil de controlar", declaró.
"Pero la prueba de que no tenía ningún motivo de preocupación en cuanto a la licitud de esos fondos es que yo no hago ninguna operación extraña con esos fondos ni pretendo ocultarlos ni llevármelos a ningún sitio remoto". El extesorero declaró que al estallar el "caso Gürtel" en 2008 indicó a los bancos de Suiza en los estaba su dinero que no le afectaba porque "no tenía ninguna relación con las personas implicadas".
Bárcenas reconoce que se estaba planteando regularizar su situación en España, esto es, hacer una declaración complementaria y regularizar fiscalmente esos fondos que hasta esa fecha "no se habían declarado a la Hacienda, sin perjuicio de que las inversiones estaban permanentemente hechas en Bolsa española".
Bárcenas alegó que la mayor parte de su fortuna inicial en Suiza procedía de operaciones como intermediario en la venta de productos como uno que compactaba arcilla para hacer caminos, o una "silla novedosa". Exculpó a su esposa y justificó a su testaferro porque "desde que empezó "Gürtel" tengo la cabeza para todo menos para inversiones". Estuvo desafiante con el juez con respuestas como "es la veinteava vez" o "si eso le deja tranquilo".

Enlaces recomendados: Premios Cine