Ignacio Uria dedicó su vida a "trabajar, trabajar y trabajar", aseguran sus amigos

La nueva víctima de la banda impulsó y fortaleció su empresa junto a dos hermanos

04.12.2008 | 08:03

Ignacio Uria Mendizabal, asesinado ayer por ETA, dedicó su vida a impulsar y fortalecer, junto con dos de sus hermanos, la empresa constructora Altuna y Uria, que heredaron de su padre y en la que trabajan sus hijos.

Pese a sus 71 años, Ignacio Uria seguía parcialmente activo en la empresa y se dedicaba por las mañanas a visitar "in situ" las numerosas obras que esta compañía tiene adjudicadas en Guipúzcoa, donde departía con los jefes de obra y se interesaba y controlaba el estado de los trabajos, según comentan fuentes de Altuna y Uria.

La empresa fue fundada en los primeros años de la década de los 50 por su padre, Alejandro, un albañil que "empezó de cero" y que procedía del caserío "Azkune" del barrio de Loyola, el mismo en el que se ubica la compañía.

Alejandro legó la empresa a sus tres hijos varones, Imanol, Ignacio y Luis Mari, que compartían la propiedad con los tres hijos de Altuna, socio de su padre.

Hace más de 20 años los tres hermanos Uría compraron su parte a los Altuna y se hicieron con el control total de la compañía, aunque no llegaron a cambiar la denominación, que continúa siendo Altuna y Uria.

La empresa, que ahora cuenta con 370 trabajadores, tiene a un buen número de "Urias" en su plantilla, ya que prácticamente la totalidad de los hijos de Imanol (4), Ignacio (5) y José Mari (5) trabajan en la constructora azpeitiarra.

En la actualidad, con Imanol, el mayor de los hermanos, jubilado, Ignacio y Luis Mari se mantenían al frente de la sociedad, aunque el primero ya había comenzado a delegar responsabilidades en sus hijos.

Además de la dirección y el control de las obras, Ignacio se encargaba hasta ese mismo año de la interlocución con los trabajadores, aunque se había apartado de las actuales negociaciones del nuevo calendario laboral, que había delegado en uno de sus hijos, según comentan fuentes de la empresa.

Casado y padre de tres varones y dos mujeres, Ignacio Uria tenía una gran afición a los naipes y todos los días, después de comer, jugaba partidas de tute y mus en el Kiruri, restaurante en cuyo exterior fue asesinado, justo al lado de su empresa y muy cerca de su casa.

"Trabajar, trabajar y trabajar" es lo que hizo "toda su vida" Ignacio, según comenta uno de sus amigos, el ex diputado general de Guipúzcoa y ex presidente del PNV, Román Sudupe, quien también recuerda la afición de la víctima a "echar la partida" después de comer.

"Hace tres semanas cené con él", recuerda, apesadumbrado, tras conocer el fallecimiento del empresario, del que además comentó que "estaba algo delicado de salud".

Pese a la crisis que azota al sector de la construcción, fuentes de la empresa aseguran que no estaban pasando dificultades y no había en el horizonte ninguna amenaza de inestabilidad para los empleados.

Clarinda, una mujer cuya pareja trabaja desde hace 6 años en Altuna y Uria, define a la familia como "muy buena gente", muy "honestos", que pagan bien y son "cumplidores".

Con lágrimas en los ojos, Clarinda asegura que "hasta la fecha ningún empleado tendrá nada que decir de ellos".

La compañía cuenta con importantes adjudicaciones en obras civiles en el País Vasco, como la construcción del segundo cinturón de San Sebastián y del trazado del Tren de Alta Velocidad, conocido coloquialmente como la "Y vasca", un proyecto amenazado por ETA.

Pese a que la empresa ya había sufrido un ataque en marzo de 2007 por su participación en las obras de la línea de alta velocidad, Uria no llevaba escolta. Además, el empresario fue asesinado en el entorno en el que discurrió su vida, junto a su empresa y su domicilio, ubicado en la misma zona del barrio Loyola de Azpeitia.

El atentado se cometió en el exterior del restaurante Kiruri, del que era cliente habitual, un edificio de ladrillo rojo de una altura, situado a escasos metros del inmueble que alberga la empresa, ambos ubicados en un espacio abierto desde el que se contempla la basílica de San Ignacio de Loyola. La firma ocupa parte de un edificio de tres pisos de piedra gris en forma de "U", que alberga además otras empresas, como la Clínica Loyola, y que está rodeado por un espacio ajardinado en el que destacan cuatro cipreses.

España

Protesta de afectados por la estafa de Afinsa
El Tribunal Supremo rebaja las condenas a los directivos de Afinsa

El Tribunal Supremo rebaja las condenas a los directivos de Afinsa

El expresidente de la empresa numismática deberá cumplir casi cuatro años menos de cárcel

Un colegio de Lleida suspende los actos navideños en apoyo a los presos

No tienen "nada que celebrar, ya que hay gente en prisión que lucha por lo que nos representa"

Artur Mas deposita otros 144.588 euros de la fianza

Artur Mas deposita otros 144.588 euros de la fianza

Sumados a los depósitos anteriores alcanza ya 2,9 millones de los 5,2 que se le reclaman en total

Puigdemont no proclamó la República catalana para evitar "una masacre"

Puigdemont no proclamó la República catalana para evitar "una masacre"

Su abogado afirma que, si gana las elecciones, ira a Cataluña para ser investido, aunque le...

Puigdemont renuncia al sueldo de expresidente

Puigdemont renuncia al sueldo de expresidente

Considera que aún es el presidente de Cataluña y renuncia así a la pensión de 112.000 euros al año

Rajoy, a ERC: "Respetaré el resultado del 21-D"

Rajoy, a ERC: "Respetaré el resultado del 21-D"

El presidente pide a Rufián que explique por qué se presentan a unos comicios que ven ilegítimos

Enlaces recomendados: Premios Cine