El PSOE plantea que los inmigrantes voten en las elecciones municipales

04.07.2008 | 08:54
José Blanco, ayer en el Palacio de Congresos.
José Blanco, ayer en el Palacio de Congresos.

Los socialistas aprobarán la iniciativa en el congreso que comienza hoy y confían en el apoyo de la oposición

En su 37 Congreso Federal, que comienza hoy, el PSOE aprobará una enmienda para que los inmigrantes legales puedan votar en las próximas elecciones municipales de 2011. Con esta iniciativa los socialistas entienden que se podría dar un paso más en la integración de los ciudadanos extranjeros en España y por ello, intentarán recabar los apoyos del resto de partidos para intentar sacarla adelante. Pero el PP ya ha expresado sus reticencias puesto que, a su juicio, el derecho a ejercer el voto no es demasiado "prioritario" en estos momentos para la comunidad inmigrante. Así lo manifestó la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, que señaló que lo primero ha de ser el otorgar dignidad a los inmigrantes a través del "derecho al trabajo".

El PSOE tiene "la voluntad inequívoca de hacer posible, en los términos previstos por la Constitución, el derecho a que los inmigrantes puedan votar en las elecciones municipales". Así lo explicó el secretario de organización del partido, José Blanco, que recalcó que el hecho de que los inmigrantes legales residentes en el país puedan participar en la elección de los dirigentes del ayuntamienro en el que residen no sólo es algo "positivo para España" sino también para su propia integración.

Por ello, los socialistas aprovecharán el 37 Congreso Federal para presentar una enmienda transaccional que subraya que "la participación política constituye un elemento favorable a la integración de los inmigrantes al fomentar su implicación en los procesos democráticos que afectan directamente a su entorno más inmediato".

De esta forma, los socialistas quieren recabar "los acuerdos políticos necesarios para el ejercicio del derecho al voto en las elecciones municipales de aquellos ciudadanos extracomunitarios que sean residentes de larga duración", según explicó Blanco durante una visita a las instalaciones donde se desarrollará el congreso. Además, incorporarán este asunto a la reflexión sobre la ley electoral que se desarrollará en el Congreso de los Diputados después del verano.

Así, de poder hacerse efectiva, la iniciativa ampliaría los derechos de 1,3 millones de inmigrantes legales, que podrían votar el próximo año 2011. De ellos, cerca de 376.000 son marroquíes, 233.300 ecuatorianos, 156.000 colombianos y 74.400 peruanos, que se sumarían a los 1,5 millones de ciudadanos procedentes de la Unión Europea y que residen en nuestro país, que sí tienen derecho de sufragio activo y pasivo en las municipales desde los años noventa.

Con ello, tendrían los mismos derechos que los ciudadanos comunitarios, algo que ya solicitó el Parlamento Europeo en dos ocasiones, en 1999 y 2001, para seguir los pasos de aquellos países en los que el voto inmigrante es ya una realidad, como Dinamarca, Países Bajos, Finlandia y Suecia. No obstante, la implantación de este derecho no es tan sencilla como parece, pues requiere la firma de acuerdos de reciprocidad con los países de origen de los inmigrantes.

Integración

En relación con esto, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó que de no existir este derecho en la población inmigrante, "a la larga se produce una no atención a su plena integración" en la sociedad. Por ello, se mostró favorable a "avanzar en explorar las máximas posibilidades para que los inmigrantes que después de un periodo en España, ya tienen conformada una familia y son ciudadanos de una ciudad de la que ya forman parte, lógicamente pudieran ejercer el derecho al voto".

Sin embargo, el consenso entre todos los partidos políticos no parece que sea fácil. De hecho, dentro del PP existe diversidad de opiniones al respecto, de forma que su secretaria general restó importancia a la medida alegando que "lo prioritario" para alcanzar la integración de los inmigrantes no es el derecho a voto sino garantizar "la mínima dignidad a través del derecho al trabajo".

El coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, dio "la bienvenida" al PSOE por reclamar el derecho de voto a los inmigrantes, pero se quejó de que ahora los socialistas parezcan que han "descubierto la pólvora" sumándose a una propuesta que IU lleva defendiendo desde 2001.

El portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, trasladó su respaldo a que los inmigrantes puedan votar en las elecciones municipales.

Enlaces recomendados: Premios Cine