Zapatero prevé un "crecimiento debilitado" en próximos meses, pero descarta la recesión

Asegura que el Gobierno "no va a congelar, ni mucho menos a reducir" el gasto social ni el gasto productivo.

 

02.07.2008 | 16:48
Zapatero durante su intervención
Zapatero durante su intervención

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pronosticó hoy que la economía registrará un "crecimiento debilitado" en los próximos meses, pero descartó que vaya a registrarse un "estancamiento duradero y menos aún una recesión".

Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados en el debate sobre la situación económica, Zapatero indicó que en sólo seis meses la economía española ha pasado de crecer un 3,5% en el último trimestre del 2007 a un 2% en este momento, mientras que en tasas intertrimestrales, señaló que el segundo trimestre registrará tasas "más débiles" que el aumento del 0,3% del primer trimestre. "Estamos ante un claro y rápido empeoramiento de la situación económica", señaló.

El jefe del Ejecutivo admitió también que el ajuste del sector de la construcción ha sido "más rápido e intenso" de lo que estaba previsto y con un "alto coste" en términos de empleo --dijo que desde septiembre un tercio del paro ha afectado al sector de la construcción-- y pronosticó que los últimos datos de viviendas construidas hacen prever que "la destrucción de empleo continuará en este sector en los próximos meses".

"La afiliación ha crecido, el paro se ha incrementado y la inflación anticipada se sitúa en el 5,1%. Son datos que reflejan una coyuntura económica claramente adversa y en un plazo relativamente breve, lo que acentúa la situación de deterioro", añadió Zapatero.

Ante este panorama, el jefe del Ejecutivo señaló que la desaparición del superávit no debe llevar al "dramatismo", dado que, en su opinión, es "lógico" que se reduzca porque la política fiscal debe contribuir a estabilizar la economía a lo largo del ciclo dentro de una "actitud general de rigor". "Hemos ahorrado cuando debíamos y ahora tenemos margen para afrontar las dificultades", reiteró.

Además, añadió que el Gobierno es consciente de que muchos ciudadanos sienten "inquietud y preocupación" por el futuro, pero les garantizó que el Ejecutivo está asumiendo su responsabilidad con los medios de los que dispone para hacer frente a este "frenazo" económico. "La economía está atravesando un periodo de serias dificultades, pero nunca antes lo había afrontado en mejores condiciones de partida", subrayó.

El jefe del Ejecutivo aseguró que el Gobierno asume la responsabilidad para afrontar una desaceleración económica con "plena confianza" en las posibilidades de la economía española para superar "tiempos difíciles y complicados" porque, a su parecer, España ha sabido crecer "como nadie" cuando "el viento soplaba a favor", lo que le ha permitido superar la media de renta per cápita de la UE.

Crecimiento de la renta per cápita

Según Zapatero, la economía española ha crecido mucho y ha empezado a "crecer mejor de forma más equilibrada", lo que ha permitido que la renta per cápita en España sea hoy un 7% superior a la media europa, ya que en el último año ha conseguido situarse siete puntos por encima de Italia, recortar cinco puntos a Reino Unido y tres a Alemania y Francia. En concreto, destacó que la renta per cápita en España en paridad de poder de compra aumentó 1.800 euros en 2007, mientras que en el conjunto de Europa el aumento fue de 1.200 euros.

Zapatero consideró que la economía española dispone de muchas fortalezas para afrontar este periodo, entre las que destacó el crecimiento de la población española, una fuerza de trabajo con más de 20 millones de trabajadores, un gran nivel de cualificación, un tejido empresarial con un intenso proceso inversor, una de las economías más abiertas del mundo, un sector financiero con un nivel de solvencia y unas cuentas públicas saneadas.

En esta misma línea, repasó los avances de la pasada legislatura, entre los que destacó el incremento de la tasa de cobertura del desempleo hasta el 83,9%, de las pensiones mínimas, del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la puesta en marcha de la Ley de Dependencia, de la que ya se han beneficiado 300.000 ciudadanos, la ampliación de la cobertura pública de la educación, el permiso por paternidad, las ayudas por nacimiento y al alquiler.

Asimismo, se refirió al superávit acumulado en las cuentas de la Seguridad Social que, a su juicio, seguirá arrojando un saldo positivo a pesar de las dificultades y que ha permitido nutrir a la 'hucha de las pensiones' con 56.000 millones de euros para asegurar el futuro de las pensiones.

Por otro lado, recordó a los diputados, que, incluso en un difícil momento como el actual, la economía española arroja datos positivos, como la inversión directa en España, el incremento de la llegada de turistas hasta mayo, el buen comportamiento de las exportaciones en los cuatro primeros meses del año, la inversión en bienes de equipo y la reducción de la intensidad energética del petróleo.

El jefe del Ejecutivo recordó también que su Gobierno ha estado trabajando desde el primer día en una "amplia batería" de medidas económicas con una triple finalidad: para paliar las consecuencias en las familias de las subidas de los tipos y del crudo, para apoyar a las empresas y a los sectores más afectados por el ajuste del crecimiento y para acelerar el cambio del modelo productivo con reformas que introduzcan más competitividad.

Movilización de 65.000 millones

Así y tras reconocer que el Gobierno no puede poner freno a la escalada de los carburantes, los alimentos y los tipos de interés, Zapatero repasó todas y cada una de las medidas aprobadas por el Ejecutivo para hacer frente a la desaceleración, y se refirió en concreto al tercer paquete de medidas que presentó el Ejecutivo la pasada semana que es el que, a su parecer, tendrá más alcance en el tiempo y es el "más ambicioso" que se ha adaptado en España con un plazo de ejecución tan corto.

Aunque reconoció que se pueden echar de menos algunas iniciativas económicas, aseguró que el Gobierno estará dispuesto a tomar en consideración las propuestas de los partidos y que vigilará de cerca las medidas que están adoptando otros países, en especial los europeos. No obstante, aseguró que el bloque total que engloba 47 medidas para hacer frente a la desaceleración y que supondrá la movilización de 65.000 millones de euros en los dos próximos años no se puede "minusvalorar".

Agenda del diálogo social en Julio

Finalmente, recordó que el Gobierno mantendrá sus prioridades en el futuro, de forma que seguirá utilizando el diálogo social como un elemento estratégico de la política económica y social por lo que en el mes de junio fijará, junto a los interlocutores sociales, una agenda de trabajo ambiciosa y realista que dé respuesta a la situación económica.

En esta misma línea, aseguró que el Gobierno no va a incumplir sus compromisos de política social, hará el mayor esfuerzo posible para reducir los gastos corrientes, pero "no va a congelar, ni mucho menos a a reducir" el gasto social ni el gasto productivo. "Toda la austeridad posible, pero no a costa de los compromisos sociales ni de las inversiones que tenemos que seguir haciendo en infraestructuras, en educación y en innovación", señaló.

Por todo, aseguró que el Gobierno mantendrá la política socialdemócrata de la pasada legislatura pese a las dificultades y lanzó un mensaje de confianza sobre las posibilidades de la economía española para hacer frente a un periodo de menor crecimiento. "Lo haremos. No tengo ninguna duda. Va a exigir mucho esfuerzo de todos, pero lo haremos, superaremos las dificultades y velaremos por una política de fuerte compromiso social", concluyó.

Enlaces recomendados: Premios Cine