La cirugía de mamas, el método definitivo para aumentar el pecho

Las operaciones de cirugía estética más demandadas son la cirugía de mamas, seguida de la liposucción y la rinoplastia

10.06.2013 | 13:47
El doctor Jorge Novoa en su clínica. / Clínica Novoa
El doctor Jorge Novoa en su clínica. / Clínica Novoa

El Dr Jorge Novoa Amarelle especialista en cirugía plástica, reparadora y estética vía MIR por el Complejo Universitario de Santiago de Compostela asegura que aunque en sus centros "Clínica Novoa" ofrece todo el abanico de intervenciones de cirugía estética, desde liftings hasta abdominoplastias, la operación más demandadas por sus pacientes es la cirugía de mamas, seguida de la liposucción y la rinoplastia.

Se trata de un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer en diferentes situaciones, tales como para mejorar la silueta de la mujer que piensa que sus pechos son demasiado pequeños, para corregir la reducción del pecho que se produce tras algunos embarazos, para corregir una diferencia de tamaño entre ambas mamas y como un procedimiento reconstructivo tras cirugía de la mama.

Existen otras técnicas que utilizan tejidos del propio cuerpo y que se usan, sobre todo, en cirugía reparadora. La cirugía de mamas se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital. Suele ser precisoel ingreso, dándose el alta al día siguiente. Esta intervención se realiza bajo anestesia general, permaneciendo la paciente dormida durante la operación. Algunos casos muy determinados se pueden realizar bajo anestesia local más sedación.

El implante mamario puede colocarse detrás de la glándula misma y por delante del músculo pectoral, o bien por detrás de dicho músculo, dependiendo de cada caso concreto. La incisión de abordaje para implantar la prótesis está situada en el surco submamario se realiza, dependiendo de la anatomía de la paciente y de las preferencias del cirujano plástico, alrededor de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila.

La incisión se diseña para que la cicatriz resultante sea casi invisible. A través de ella se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo y se coloca la prótesis, directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral. Se colocan unos tubos de drenaje que se retirarán en unos días y un apósito o un vendaje sobre las mamas. El procedimiento dura entre una y dos horas. Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas.

La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico, aunque las mamas pueden doler un par de semanas. El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días, siendo sustituidos por un sujetador especial.

Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. La reincorporación al trabajo tras la cirugía podrá realizarse en pocos días, siguiendo unas indicaciones, tales como evitar levantar objetos por encima de la cabeza durante un periodo de dos a tres semanas. Las mamas estarán más sensibles de lo normal durante ese tiempo, por lo que conviene evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 ó 4 semanas.

Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir la existencia de la prótesis. La operación no limitar la capacidad para dar de mamar. La cirugía de aumentomamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. La prótesis que se utiliza en casi todos los casos es la de membrana de silicona rugosa rellena de gel, que ha conseguido que disminuyese drásticamente la llamada retracción capsular (el pecho se notaba duro, esférico y a veces molesto) a porcentajes inferiores al 2 %. Otras posibles complicaciones locales, como hematomas, infección, intolerancia a las suturas, etc., requerirán el tratamiento adecuado, pero tienen una incidencia extremadamente baja.

Enlaces recomendados: Premios Cine